lunes, 19 de enero de 2009

La luna nos pilló bailando


Eres el hoyuelo de mi risa, mi felicidad más grande, mi eterna sonrisa. Tú y yo seremos una y el mundo será cero, te desnudaré sin necesidad de quitarte la ropa y me merendaré tu piel, una y otra vez. Me empaparé de tu alma, de tu olor, de tu sudor, de tu amor. Me deslizaré con tu sombra, siempre a tu lado, siempre contigo; y dibujaré sonrisas cuando no las haya y te regalaré las mías cuando las necesites; y aunque no me veas estaré, pendiente de que tus latidos sigan guiando los míos, pendiente de que tu camino te lleve a mis brazos, pendiente de que tu voz siga soñando mi nombre. Y llegará un punto en el que mi amor se desbordará, y el último beso será el primero, y las despedidas serán reencuentros, y te pediré por favor que te marches tú porque sino yo no podré irme de tu lado en toda la noche...


Ciento ochenta y cuatro mil besos




Feliz feliz feliz...

16 comentarios:

ilich dijo...

Feliz feliz y contagiosa.

Me pareció bellisimo el verso sobr eel hoyuelo de tu risa.
Claro el ersto es bien bueno.

Y la sonrisa en al foto me invade, se ve tan llena de paz, yan sincera, tan duradera, tan disfrutable.

Un enorme saludo.

Ana dijo...

"Te desnudaré sin necesidad de quitarte la ropa" Me encanta ^^
Tu chica es muuuy afortunada por tenerte, ojalá a mí también me dedicaran unas palabras...
Un besito.

maalexandra dijo...

solo tu, no necesito mas.

saludos ;)

Favio dijo...

te desnudaré sin necesidad de quitarte la ropa..

simplemente sincero como es el amor verdadero :)

Saludos!!

[Hikaru] dijo...

Felicidad es lo que tu me das (8)!

Situaciones que te hacen sonreír y pensar mucho más =)

Saludos, que andes bien!

sEñOr¡tA rAmOnErA dijo...

Ni calendarios, ni relojes existen ya... te vivo sin más.
¡No te vayas nunca!
=)

sEñOr¡tA rAmOnErA dijo...

Habítame, penétrame.
Sea tu sangre una como mi sangre.
Tu boca entre a mi boca.
Tu corazón agrande el mío hasta estallar.
Desgárrame.
Caigas entera en mis entrañas.
Anden tus manos en mis manos.
Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
Árdeme, árdeme.
Cólmeme tu dulzura.
Báñeme tu saliva el paladar.
Estés en mí como está la madera en el palito.
Que ya no puedo así, con esta sed
quemándome.
Con esta sed quemándome.

La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.

Juan Gelmán

Adolfo Payés dijo...

Muy exquisito leerte...

te dejo mis saludos fraternos

Fotógrafo del cielo dijo...

Cielo,
vuelvo por aquí
:)

moderato_Dos_josef dijo...

precioso y comedido para lo que es tu estilo habitual. Aún así me ha gustado leer esta faceta suave de ti...mucho. un abrazo.

Mariana dijo...

Excelente tu blog, me encanta tu forma de escribir, se nota que tienes talento.

http://gymbrainstorming.blogspot.com/

Call me crazy! dijo...

Ojalá nunca tengas que pedirle que se vaya y ojalá que todas las noches la luna te pille!

Ana-Banana dijo...

Me encaaaaanta :)
SIEMPRE genial.

Un besazo ;)

AND dijo...

Talento y fotogenia.

Dara Scully dijo...

El hoyuelo y la razón de reír.


Un miau grande

Someone exactly like you. dijo...

Olvidarnos del tiempo perdido.Despertar y ver que aún estás.