miércoles, 31 de diciembre de 2008

Te invito a estrenar la luz...


Te amo tanto que hasta el corazón me sangra. Te amo tanto que el corazón me duele por guardar más amor del que le cabe. Te amo tanto que sin saber pintar eres mi obra maestra, que sin saber cantar eres la melodía que guarda mi garganta, que sin saber componer eres la banda sonora de mis latidos. Te amo tanto que sin saber escribir eres la tinta de todas mis palabras. Te amo tanto que tu entrepierna se convierte en el mejor dulce, que jamás desabrochar un pantalón fue más tierno, que al quitarte el sujetador se apagan solas las luces de las sábanas. Te amo tanto que el sabor de tu piel se incrusta borracho en mi paladar aún sin olerlo. Te amo tanto que una mirada se convierte en algo superfluo, porque mis ojos ya no son capaces de demostrarte cuánto. Te amo tanto que no cabe ya en unas pupilas que sólo llevan tu nombre tatuado. Te amo tanto que cada vez que me abrazas mi alma llora feliz. Te amo tanto que mi alma llora feliz por saberte entre costilla y costilla. Te amo tanto que no hay tiempo suficiente para disfrutar de las sonrisas que se te caen a borbotones de la cara. Te amo tanto que mis pestañas se inundan de ganas de soñarte. Te amo tanto que todas estas palabras pierden su sonido en cuanto me besas. Te amo tanto que en cuanto me besas me pierdo en tu boca, enamorada de hasta tus huesos, doblada por tu risa, rota por tu saliva, muerta por tu amor.
Ciento sesenta y ocho mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=EBsBrzEKWgM&eurl

domingo, 28 de diciembre de 2008

shdjgdjsahdahsg!!


Llegar a casa borracha por sobredosis de tus manos. Enloquecer con cada uno de tus movimientos, tirándote del pelo dejando mis uñas en tu espalda y mis dientes en tus hombros. Drogarme con tu saliva hasta perder la noción de tu boca. Comerte, arañarte, morderte, suplicarte hasta la saciedad, deshacerme de placer, anclar mis fuerzas a la punta de tus dedos, morirme, matarte y matarnos. Comerte la oreja y gemirte, empañando los cristales, borrando tu boca con mi aliento, desdibujando el calor que nos invade. Y que me lleves en un ascensor al cielo sin necesidad de dar a ningún botón...

Ciento sesenta y seis mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=inW91qRDGwI

viernes, 26 de diciembre de 2008

Apagando la luz...




Porque me recuesto sobre ti y escucho tu corazón, y tú me pides que no hable para escuchar la carrera a la que se lanzan mis latidos en cuanto me rozas. Porque cuando agacho la mirada incapaz de encontrar más palabras para amarte tú me levantas la cabeza y en cuanto me acaricias de nuevo las frases salen a borbotones. Porque nos besamos con tantas tantas tantas ganas que nos hacemos daño, pero no nos importa porque nuestros labios curan. Porque me voy, y yo contigo, al infinito y más allá. Porque te robo los guantes, te regalo mi cojín, buscamos ovnis y se nos olvida pedir deseos. Porque los 3D saben infinitamente más ricos en tu boca. Porque te ríes y te ríes y yo me rindo a tus pies por completo. Porque ya no te huelo, te respiro. Porque tu olor secuestra mis sentidos volviéndome loca. Porque todos los días son sábado. Porque es tu piel, tu boca, tus manos, tu sabor, tu alma. Porque en ocasiones un mordisco mortal en el cuello es lo mismo que una mirada a escondidas en un bar. Porque darte la mano en la calle se convierte en lo mejor del día. Porque seis diecinueves lo están siendo todo. Porque nos pasaríamos así toda la vida.


Ciento sesenta y cuatro mil besos


http://www.youtube.com/watch?v=0sfNQmeCfkc&feature=related

domingo, 21 de diciembre de 2008

Cinco diecinueves


Tú de espaldas. Yo en tu cuello. Cierras los ojos. Caliento mi voz y te cuento. Te digo que te quiero; respiras tranquila. Te digo que deseo encadenarme a tu alma a la vez que soy libre junto a ella; tu corazón se acelera. Te digo en un suspiro inquebrantable que me voy a grabar todos tus sueños para tatuártelos entre pestañeos; tus piernas se derrumban y te das la vuelta. Y entonces te digo mirándote queriendo atraparte en mis pupilas por siempre que sólo te besaremos una luna mordida por las ganas y yo, en un colchón a oscuras, con el único sonido de mi aliento pegado a tu nuca, de tu lengua empapando mi piel, de mis uñas deseando tu espalda. Y tú me morderás la barbilla, y yo te arrancaré los huesos, y tú me reventarás una y otra vez, y yo te destrozaré en un abrazo que de juntas que nos deje no nos conseguirán distinguir. Y así nos quedaremos, en una esquina, desnudas, abrazadas, muriéndonos de amor, sabiendo que esto es real aunque nunca pudimos llegar a imaginar cuánto, felices, como jamás pensamos que lo seríamos, tanto, tanto, tanto, que el mundo no importará, que descorcharemos sonrisas y no pediremos nada a cambio, que no estaremos juntas siempre porque siempre es poco tiempo para las dos. Y caeremos rendidas por el sueño, empapadas de felicidad, sin necesidad de pedir nada más, porque tenernos es más que suficiente.

Ciento sesenta y un mil besos


domingo, 14 de diciembre de 2008

Me cuelgo de su pelo...


Me abraza y el mundo pierde su nombre, me acaricia ligeramente y se me erizan hasta los sueños, pasea sus dedos sobre mi cuello y me toca el alma. Respira en mi cuello y me abandono a ella, a su cuerpo, a sus besos quebrados, a sus brazos eternos, a sus susurros rotos. La recuerdo besándome bajo un paraguas, y la lluvia, y la nieve, y el frío, y todo lo demás deja de importar, desaparece, y sólo estamos nosotras, nuestras bocas necesitándose, nuestros dedos entrelazándose, nuestras almas durmiéndose juntas. Y la estrujo hasta romperla para que no se vaya nunca, para que jamás se deshaga, porque sigue siendo un sueño, mi sueño.


Ciento cincuenta y seis mil besos


jueves, 11 de diciembre de 2008

...de ti.


Necesidad de estallarte los labios, de abrazarte tan fuerte que sólo nos quede una capa de piel, de pegarme a tus lengua y llegar a respirar a través de tu boca, de que tu olor se quede incrustado en mis dedos para poder recuperarte cuando te marches. Necesidad de que tus caderas se muevan al ritmo de mi lengua, de que tus manos no se vayan de mi pelo, de que tus ojos se queden en mis párpados, de que tu voz no deje de llamarme. Necesidad de besarte, roerte, chuparte, morderte, tocarte, rozarte, lamerte, ponerte, beberte, comerte, devorarte, tenerte, soñarte, besarte, quererte, amarte. Necesidad de oírte reír y reír y reír mientras sonríes, que es lo único que importa, tu sonrisa inundando mi cara mientras te beso, tu cuerpo dejando de temblar en cuanto mi calor te inunda, tu alma diciéndome que por fin somos felices.


Ciento cincuenta y cinco mil besos

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Te contaré una historia.


Yo era un poeta yonki y tú mi droga en forma de musa. Yo era la muerte por sobredosis de dolor y tú la aguja con la que me metía chutes de poesía. Yo era el último latido de un corazón roto y tú el enfuche que me dejaba ir libre. Yo era la cama de noventa en la que se acostaban olvidados y podridos y tú la luz que asomaba por la habitación incluso antes de abrir la ventana. Yo era el adiós, el yo no te quiero, el olvídame, el nunca debió pasar, y tú el vuelve, el te echo de menos, el te quiero, el te amo. Yo era un suspiro fingido en bocas que nunca sintieron y tú la caricia que conseguía electrizar y devolver la sonrisa a todo cuerpo inerte. Yo era las miradas llorosas bajo la almohada en noches que de heladas mataban, y tú los gemidos y los abrazos más enormes que nunca experimentó ninguna sábana. Yo era los sin-voz, las bocas del revés, los labios de ninguna parte, y tú los gritos más felices, las sonrisas más eternas, los besos más profundos.

Yo era el olvido y tú la esperanza, yo la desilusión y tú las ganas, yo el desamor y tú el reencuentro.

Y así me encontraste, me recogiste y me curaste.

Nos fundimos en algo único y resurgimos como un solo alma con dos nombres.

Y nos quisimos, para así poder continuar diciéndonos hoy que seguimos follándonos el alma en cada momento.

Ciento cuarenta y seis mil besos


http://goear.com/listen.php?v=6fc6183

lunes, 1 de diciembre de 2008

Una y otra vez...


Te cogeré con fuerza, te pillaré desprevenida y te aplastaré con un abrazo. Te quitaré la piel a base de caricias, pasearé mi lengua haciéndote cosquillas por tu cuello y engancharé mis ganas a tu sujetador. Te borraré la boca dándote más besos de los que te puedas imaginar, haré desaparecer tus temblores bajo el edredón y te comeré sin que te des cuenta mientras duermes. Te morderé los labios mientras empapamos cualquier sitio cerrado, te devoraré con mis ojos primero y con mis manos después, me colaré dentro de tus pantalones y seré tuya. Te dibujaré un sueño tras mi espalda, para que cuando no puedas verme sigamos soñando juntas. Te amaré... Te amaré incluso cuando no haya más amor en el mundo que dar.

Ciento cuarenta y cinco mil besos

jueves, 27 de noviembre de 2008

'Ocho días a la semana'

No serían suficientes las horas, pienso, mientras te quito el cinturón. Ni siquiera los días, ni las noches. Ni una vida entera. No me bastaría una vida para quererte, para recorrer una y otra vez tu alma erizada al contacto con mis palabras, para cerrar los ojos sobre tu cuello, para comerme cada uno de tus besos. No tendría bastante con una vida durmiendo en tu espalda, merendándonos con los ojos, desabrochándonos hasta la sombra tras cada esquina. No quiero únicamente una vida para morir de amor bajo tus pestañas cada vez que nuestros ojos tropiezan, ni para apagar la luz y adivinarnos bajo sábanas en las tardes de noviembre, ni para dibujarte a caricias en cada momento que te tengo delante. No puedo imaginarme sólo una vida contigo, porque no quiero una, quiero todas las posibles, quiero la tuya de la mano de la mía, la que fue, la que es y la que será nuestra, la que vivimos y la que viviremos, la que crearemos, la que soñaremos y cumpliremos, la que lanzaremos en un grito en los días que llueva, la que te regalaré antes de que me la pidas, la que me meterás en el bolsillo sin darme cuenta. Porque una no es suficiente para todo lo que nos queda por vivir. Porque nos queda tanto... Tanto.

Ciento cuarenta y tres mil besos


martes, 25 de noviembre de 2008

Felices felicidades :)


Quiero regalarte la luna, mis ganas, todas las sonrisas que crucen nuestras miradas, los besos que quepan en tu almohada, cada una de las letras del abecedario para que hablen solo de nosotras. Quiero regalarte mi olor, mi piel y mis sábanas, susurros sobre tu vientre y caricias bajo tus piernas, tatuajes de tus sueños y promesas de tus deseos. Quiero regalarte mil sonrisas diarias, abrazos que deshagan el frío, victorias sobre la cama y miradas bajo el colchón, y abrazos con los que despertar envueltas cada mañana. Quiero regalarte mi vida, mi felicidad. Quiero regalarte mi alma. Y ya la tienes.

Ciento cuarenta mil besos

domingo, 23 de noviembre de 2008

Noches sin reloj.


Que los besos más salvajes no superan las miradas en medio de la humareda de un bar, ansiosas, deseando desvestirnos e imaginándonos desnudas la una dentro de la otra. Y nos empotramos rompiendo paredes, espejos, cristales y suelos, y nos sentimos y nos recorremos como si de una carrera de fondo en una cama de noventa se tratara. Y mi lengua se va a tus labios, y la tuya surca mi cuello y electrocuta mi mente. Y tus dientes taladran hasta la última de las dificultades, revientándome, aprendiéndose todas las partes de mi cuerpo, marcándome y dejándome con las ganas en la boca. Y un reloj nos separa, y yo me siento, viéndote marchar, y saco las uñas y me tatúo tu nombre en mi portal, y en el ascensor, y bajo mis sábanas también. Y tú me miras mientras te vas, y me robas el alma, la ocultas bajo tus labios sorteándola en besos que reclaman camas detrás de cada caricia, la regalas en sueños bajo mis brazos. Y entonces te das la vuelta, y yo me levanto, y nos miramos, y ambas atravesamos corriendo el humo y nos rompemos la boca, quemando el humo de las miradas, regalándonos la saliva, las ganas y la felicidad.

Ciento treinta y ocho mil besos

martes, 18 de noviembre de 2008

Romanticismo suicida


No sé cómo lo haces, pero consigues colarte entre mis pestañas acompañando mis noches y mis madrugadas, te conviertes con facilidad en un parpadeo eterno, te instalas en mi pupila, impidiendo que vea otra cosa que no seas tú. No tengo ni idea de cómo, pero sólo respiro tus miradas, sólo vivo con tu piel bajo mis labios, sólo preciso recordar tu aliento en mi almohada para continuar. No sé por qué, pero en ocasiones es tu boca la única capaz de evitar que me caiga, tus dedos los únicos que me sujetan y tus ojos los únicos que pueden ver por mí. No sé cómo fue, pero caí dentro de ti, dentro de tu alma y te llevé la luna, la envolví en palabras que nunca te escondieron nada, en besos que morían de felicidad en tu boca, en caricias que nunca acababan y que no terminaban de quererte, en promesas que superaban el cielo, el mar y tu cuello, en instantes que dibujaban todas las sonrisas que se nos venían encima y nos aplastaron felices, en tu voz unida a la mía, en tus dedos entrelazados a mi corazón, en tus manos pidiéndome a gritos amarnos para siempre.


Ciento treinta y cinco mil besos


domingo, 16 de noviembre de 2008

Eres lo siguiente a todo


Llego, y te beso cada trozo de piel que se quedó frío sin mi aliento. Sueño, y mi hambre se cuela bajo tus bragas mientras mi sed se sacia con tu saliva. Respiro, y mi aire envuelve tu nombre y deja chirriando las patas de la cama. Te miro, y la luna empalidece y las sábanas desaparecen, porque allí donde están nuestros ojos no hay espacio para nada más. Te hablo, y se me corta la lengua de decirte a dos segundos de tus labios que te amo, que no es mi almohada sino tu alma sobre lo que duermo cada noche, que no es sino tu sonrisa lo que me quiero llevar a todas partes, que no es otra cosa sino la razón lo que pierdo cuando me arrancas mis ganas.

Ciento treinta y tres mil besos

lunes, 10 de noviembre de 2008

No voy a dejar de mirarte...


No te miento si te digo que se me desgarra el alma cuando sales de mi cama, que moriría por ocultarte bajo las sábanas para que no te marcharas nunca, que no he visto nada más hermoso que tu sonrisa sobre mi almohada. No te miento si te confieso que hasta el frío más tiritante se convierte en un calor eterno bajo tus manos, que mi piel se muere bajo tus caricias en escalofríos de amor, que cada pensamiento lleva tu olor en todo momento. No te miento si te reconozco que sólo sueño con morir ahogada en tu boca, con clavarme una a una las letras de tu nombre en el alma, con tatúarme de mil modos y maneras tu mirada, con devorarte mil noches sin parar.

Ciento veitinueve mil besos



Envidio el viento que la roza,

envidio el toque de su ropa,

hace sonar la melodía

que un día yo soñé poder tocar...

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Tiritando...


Callar, mirarte, recordarte, y sentarme a escribirte minutos después de tenerte desnuda sobre mis sábanas. Las palabras se esfuman cuando apago la luz y tú dejas de mirar el reloj, cuando dejo que mis dedos repasen tu perfil, cuando mis ojos atraviesan tus pestañas y se quedan en tus párpados, cuando tus sonrisas se escapan y caen poco a poco sobre mi piel. No quiero una noche, ni dos, ni tres, quiero tu vida entera conmigo, despertar y oler tu mirada, sentir la fuerza de mis dedos al querer marcarse en tu espalda, hacerte reír con los ojos cerrados, susurrarte detrás del cuello y desarroparnos de un golpe mientras yo nos vuelvo a cubrir y tú me pides que pare el tiempo...


Ciento veintidós mil besos


http://www.youtube.com/watch?v=lpU1kNbW5ec

domingo, 2 de noviembre de 2008

Noviembre contigo.


Y sí, es verdad que me muero cuando te cuelas por mi jersey y me alientas, y tus manos se enredan con las mías bajo mis guantes, y tus ojos se cierran sobre mis brazos en la noche más fría y más caliente que hayamos vivido nunca. Y sí, es entonces cuando no puedo evitar mirarte hasta que se secan mis pupilas, cuando dejo que mis dedos inconscientemente rodeen tu barbilla y desciendan por tu cuello, cuando dejo que mis latidos vayan tan fuerte que ni un terremoto los silenciaría. Y sí, es cierto que dejé de ser una sola alma para coser la tuya al lado. Y sí, te confieso que lo eres todo, sin dudarlo ni un momento, como todo es lo que hay debajo de tu piel, como todo es lo que hay tras tus suspiros, como todo es la utopía de nuestros días. Y sí... Te amo, de todas las maneras, de todos los modos, con todas las palabras dibujadas en tu espalda, con todos los besos que en tu boca son únicos, con todas las batallas que bajo sábanas ganamos las dos, con todas las miradas que bajo tus pestañas erizan mi alma, con todas las caricias que nos sueñan eternas. Con todo lo imposible, inimaginable e irreal.

Ciento veinte mil besos

viernes, 31 de octubre de 2008

En los parques.


Quiero roer hasta el último de tus sueños, que me los dibujes en la espalda, que me los claves en las pupilas, que me los susurres entre miradas, que se cuelen en mi lengua y vayas a por ellos. Quiero vivir en los parques por ti, besar a las flores por ti, congelarme del frío de tus noches y darte el calor de las mías por ti, empaparme de la lluvia que caiga de tu cama por ti, arañar las farolas que nos digan que ha salido el sol por ti, destrozar las semanas que nos separen por ti, deshacer los relojes por ti y bailar con los momentos que nos queden por ti. Y esque mis huesos chirrían con tu nombre, se desoxidan y se vuelven del color de tu piel en cuanto pronuncias un beso.

Cientodiecinueve mil besos

miércoles, 29 de octubre de 2008

Te he tatuado mi alma sobre tu piel.


No quiero hacer otra cosa que no implique tu mirada, que no incluya tu suspiro, que no necesite tu risa. Quiero que tus manos sean mis sábanas, que tu pelo me sirva de manta y que el desayuno del día siguiente sea tu boca. Que ya no hay más palabras para hacerte saber que eres lo más grande que tengo, un sueño al que mirar despierta, el beso que se esconde tras una caricia, el aliento que llega cuando no hay aire. Que tras verte durmiendo desnuda sobre mi cama soy capaz de dibujarte el paraíso con los ojos cerrados sobre la almohada y no equivocarme, porque tú me lo has tatuado en las pupilas.


Ciento dieciocho mil besos



Si dices mi nombre es espectáculo,

y me tiemblan las entrañas

y se aprietan las paredes de este mundo.

Sentí tu esqueleto susurrándome

que me quisiste cada día

que rompimos las barreras del sonido

comiéndonos la boca,

diciendo que el futuro

solamente podría convertirse en nuestra suerte...

domingo, 26 de octubre de 2008

Bajo tu piel.


La noche se desliza sobre tu vientre desnudo mientras parto cada trozo de cuerpo en el que se refleja mi aliento para guardarlo en los bolsillos. Me vuelco sobre tu boca, dejando que sea sólo un halo de viento el que las separe, para que sean tus manos las que me empujen a tus labios, las que se tiren a mi cuello, las que se enreden con mi pelo. Dibujas tu nombre sobre mi piel y yo coloreo palabras sobre tu espalda, letras eternas, frases permanentes, promesas tatúadas en el alma a sabiendas de que serán para siempre. Ven, huye, escapa, acude a mi almohada, vamos a hacer que las sábanas tengan envidia de nuestro calor, que la luna quiera robarnos la inspiración de nuestros movimientos y gemidos, que de nuestra respiración entrecortada salga una canción que lleve nuestros nombres. Vamos a soñarnos eternas e infinitas.

Ciento quince mil besos

miércoles, 22 de octubre de 2008

Todo.


Quisiera verte un momento. Que fuera un instante el que nos juntara. Hablarte, mirarte, silenciarme, suspirarte. Decirte en voz baja que no hay cosa que más disfrutaría que tus dedos desenredando mis rizos bajo tus sábanas. Que pasaría la vida entera escuchando tu risa y dibujando tu sonrisa en suspiros que devoraríamos a bocados. Susurrarte al oído que se me caen las bragas cuando me miras y me dices que me quieres, y yo me callo, y los te quieros salen a borbotones de mis ojos, y el frío pierde su nombre mientras que el calor se instala en nuestras almas.
Y las palabras se escapan en tu busca, corren a instalarse en la punta de tu lengua, detrás de tus orejas, en el olor de tu pelo, en el color de tu piel, entre tu hombro y tu cuello, en el camino de tu codo a la muñeca, en la uña del dedo corazón, en el lunar que adorna tu rostro, en la piel de tu labio inferior, en tu omoplato, en el piercing de tu ombligo, en el final de tu tatuaje y el principio de mis ganas, en la parte de atrás de tus rodillas, en cada hueso de tu pie izquierdo.
Y se vuelven perfectas.
Ciento catorce mil besos

domingo, 19 de octubre de 2008

Que vengan más diecinueves...


Te imagino para después verte a mi lado y suspirarte los labios, dejar caer mi aliento sobre tu lengua, susurrarte en voz baja que te echaba de menos. Y pienso que no me pierdo si no es contigo, que no me enredo si el lío no comienza en tu boca, que no miro la luna si no es imaginando tu mirada al verla a mi lado. Que no bebo si no es tu saliva lo que abrasa mi garganta, que no cierro los ojos si no estás tú al abrirlos, que tus manos son las únicas que alivian la falta de tu voz. Y te sigo imaginando, te sigo pensando, escribiendo, dibujando, soñando, tocando, mirando, acariciando, viendo, sintiendo, besando, abrazando, echando de menos. Teniéndote al lado. Y sin tenerte.

Ciento trece mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=L6Cqw77aIEY&eurl

jueves, 16 de octubre de 2008

Follarte sobre la luna.


No puedo evitar desdibujarte entre mis dedos cada segundo que pasa sin que aparezcas. Necesito ver tu olor y reventarte la boca tras cualquier esquina, cogerte de repente de la cintura sin que me veas y llevarte a un portal donde poder vernos y tocarnos y sabernos una enfrente de la otra de verdad. Porque un día sin verte es una eternidad, porque aunque te imagino continuamente no es tu piel lo que toco cuando alzo la mano, porque tu olor me sorprende dándome de hostias porque no eres tú quien lo lleva, porque no hay manos ni dedos ni labios que me rocen como los tuyos. Porque hace demasiado que dejaste de ser una noche para convertirte en una vida.


Ciento once mil besos


lunes, 13 de octubre de 2008

Llévame a donde estés tú.


'Cause if I have to die tonight I'd rather be with you, cut the parachute before we dive...

Qué rica sabe tu piel de noche, cómo disfruta mi lengua rodeando tu cuerpo desde el cuello a tu vientre y bajando... Qué gusto entrecerrar los ojos mientras siento tu mano desabrochar el botón, entrar por mis pantalones y jugar a robarme el aliento. Qué bestial es que nos metamos mano en cualquier lado, matando de envidia a árboles y farolas, a parques y a portales, al verano y al invierno. Que inolvidable tu boca dibujando esa sonrisa que hace desaparecer todo lo demás, qué bien suena tu risa en las tardes de octubre y qué buenos están tus labios mojados quejándose por mis mordiscos. Qué orgásmicas son tus manos embistiéndome contra la pared y tu lengua atravesando mi garganta. Qué ganas de tu cuerpo desnudo tatúando mis sábanas y de mis gotas de sudor viviendo entre tus piernas. Qué razón tienes al decir que si cada beso fuera un golpe en cuestión de segundos nos mataríamos.

Ciento nueve mil besos.

domingo, 5 de octubre de 2008

Donde sea, pero contigo.


Quiero ser el temblor de tu labio, el latido que sacuda tu cuerpo y cierre tus párpados al sentirme cerca, la respiración que grite que me necesitas. Quiero ser la corrida más bestia, el trago más largo, el beso más profundo. Quiero ser tu invierno para arroparte y tu verano para desnudarte, llevarte al parque en primavera y a mi cama en otoño para viajar en abrazos descongelados de frío. Quiero consumirme en tu boca sabiendo que no dolerá, matarnos con dedos que corten como navajas para que cicatricen nuestros cuerpos, caernos al suelo y seguir dibujando sábanas que más que cubrir nos quiten la ropa de un soplido. Quiero tejer nuestra saliva a la almohada y mezclar nuestros dedos por debajo del cojín. Quiero colarme por tu vientre y ser la lengua que corte tu tatuaje, ser la gota de sudor que tatúe tu cuello, ser la uña que arañe tu espalda. Quiero ser tu necesidad, tu sueño, tu aliento, tu principio, tu fin.


Ciento cuatro mil besos


lunes, 29 de septiembre de 2008

Lo quiero Ya.

¿Y si... sólo nos quedara una oportunidad para perder el control? ¿Si únicamente tuviéramos un instante en el que volvernos completamente locas sin que nada importe y perder del todo la cabeza? Yo te arrancaría la camiseta en medio de la calle, te embestiría contra todos los escaparates matando de envidia a todo el que pasara enfrente, te tiraría a la carretera haciendo frenar a los coches y explotando los semáforos por aumento excesivo de temperatura, te subiría encima de mí y quemaría tu lengua, tus dedos y tu cintura destrozándote el cuerpo a mordiscos y marcando cada grito ahogado de placer que expulsara tu garganta abrasiva, y te lamería entera de la manera más violenta que te puedas imaginar, para después regresar a la oscuridad con los pantalones aún bajados y sin sujetador para seguir regalándonos placer.
¿Y tú? ¿Qué harías tú?

Ciento un mil besos

http://es.youtube.com/watch?v=e2Ma4BvMUwU&feature=rela ted

jueves, 25 de septiembre de 2008

'Me hago un dedo, me como un caramelo'


Volamos tan alto... ni siquiera nos hace falta despegar; el cielo es nuestro cuerpo y nuestro combustible la saliva que nos prestamos cada tarde. No tenemos que ensayar sonrisas antes de vernos porque salen solas, porque nos miramos y nos borramos a mordiscos, porque cubrimos el espacio entre nuestros ombligos uña a uña, piel a piel, gota a gota. Escribimos en la espalda de la luna nuestros nombres entrelazados, confundidos, superpuestos, enredados, para que ni el sol los borre ni la ausencia sea capaz de hacerlos desaparecer. Perfeccionamos los besos e inventamos caricias que nadie conoce para que sólo nuestros alientos sean testigos de lo que ocurre debajo de la camiseta, conducimos a 200 por hora hasta que llegamos al cuello y lo destrozamos con la rabia contenida de no poder reventar nuestras bocas cuando nos apetece. Hacemos música bajándonos la bragueta, arrancándonos el cuerpo y dejando que el sudor de nuestros cuerpos pegados haga que las bragas se rindan y caigan muertas de ganas. Nos miramos y hacemos que sobren las palabras, qué más queremos...

Cien mil besos, de nuevo.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Hacerte ver...


Que para mí el edén aparece cuando te rompo la falda, que devorar los segundos que nos separan y arrebañar hasta el último suspiro de nuestras noches es delicioso, que mi piel pierde la cabeza cuando la respiras con tus manos. Que sólo hay un para siempre si lo pronuncian nuestros besos, que mis párpados disparan amor, que gano a tu silencio diciéndote que te quiero, que el aire no enfría si tu estás al lado, que los bancos rotos recobran el sentido cuando tú y yo los ocupamos. Que haces que la luna tenga sentido, que doy mil pasos al frente sin cansarme si tú no te mueves, que te reviento de cualquier manera en cuanto la oscuridad nos esconde, que le doy la vuelta a tu espalda para mirarte de frente siempre, que araño cada mañana en la que no estás y mato a todas las noches en las que no podemos aparecer. Que únicamente suman diecinueve tus dedos y los míos, que sólo hay un nosotras porque mi alma lleva tu nombre y yo firmo en la tuya.


Noventa y nueve mil besos

lunes, 22 de septiembre de 2008

'Esta noche Quédate'


Vamos a fumarnos la luna de noche, a dormir desnudas en los parques, a beber el aire que nos roza entre beso y beso. Vamos a dibujar sueños con las siluetas de nuestros dedos entrelazados, a drogarnos con el brillo de nuestras pupilas al mirarnos, a dibujar un 'te quiero' azul en cada rincón de nuestra espalda. Vamos a jugar a encontrar lunares perdidos por debajo de la piel, a viajar a sábanas que no nos dejen despertar, a encerrarnos en lugares donde los relojes no signifiquen nada. Vamos a querernos, a querernos sin que nada ni nadie más importe, a querernos como si fuera lo último que pudiéramos hacernos la una a la otra, a querernos como si fuera la única verdad que únicamente nos pertenece a nosotras solas, a querernos como si realmente se tratara de lo único que necesitamos para seguir respirando.

Noventa y cinco mil besos

jueves, 18 de septiembre de 2008

Te dejaré sin bragas.


Y quizá cierre los ojos y no me acuerde de dónde estoy porque el alcohol ciegue la noche, pero entonces sentiré tu mano sobre mi pierna, y llevarás mis dedos a tus labios, y despertaré, y me reventarás en mi boca sabor a vodka, o puede que ron, qué más da. Y yo te desnudaré, de un soplido o de un mordisco, según las ganas que me entren, aunque ten por seguro que te quedará marca. Haré fuego en tu entrepierna y mi lengua lo apagará poco a poco, mientras tú te escurres por mis manos, mientras tú destrozas la hierba que te rodea y te confundes entre gemidos, mientras tú pierdes tus piernas en mis brazos y no eres consciente de nada más que de mi lengua haciéndote mía.

O quizá no espere más y me cuele en tu habitación esta noche y te reviente, y te robe la madrugada y parte de la mañana, y tal vez la tarde, y de por seguro la noche.

Quién sabe. No cierres los ojos ni hoy ni mañana, por si acaso.


Noventa y un mil besos

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Sin paracaídas


Es tenerte al lado y poder morir consciente de que nunca podré estar en mejor lugar. Es pensar en ti y darme cuenta de que ocupas cada rincón de mi vida, de que llenas cada esquina de piel vacía, de que arropas cada parte de alma que se quedó congelada al no saberte cerca. Es verte sonreír y adueñarme de tu sonrisa, porque tu sonrisa es mi sonrisa, y yo la desnudo con un beso, la muerdo y me la como, la guardo en mi zapatilla, la rescato siempre que no estás, la dibujo, la pinto, la escribo, la grabo en mis labios, la marco en mis pestañas, la escondo dentro del pantalón, la engancho a mi sujetador, la robo en un descuido de tu boca, la acaricio entre miradas, la siento, la espero, la cuido. La hago inmortal, eterna. La hago infinita.
Noventa mil besos
Y que no llevaremos paracaídas, que si caemos juntas no dolerá, mi vida.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Mirarte hasta que duela.


Quiero que me desnudes. Que me desnudes y sin apartar tus manos de mi mirada me digas lo que podré llegar a ser para ti. Quiero que me muerdas el alma, que me arranques de un mordisco la vida, porque ahora lleva tu nombre, porque no dolerá si es tu boca la que la marca, porque es tu reflejo el único que se ha conseguido colar en ella. Quiero que nuestras bocas de tanto necesitarse choquen inconscientemente, que tu lengua busque mi cuello, que la mía busque tus labios, y tú suspires, y yo suspire, y ya no haya frío que valga, ni miradas que tapar, ni voces que escuchar. Quiero bucear entre tus piernas y escribir en tu ombligo, versar una historia sobre el color de tu voz y arañarme la espalda con tus uñas, soñarte conmigo y despertar a tu lado. Quiero mirarte... mirarte hasta que duela.


Ochenta y ocho mil besos


jueves, 11 de septiembre de 2008

No me dejes que despierte...


-¿Dónde estás?

-En ti.

Quisiera cenar en tu espalda, comerme el despertador de un bocado para no dejar de soñarte, enroscarte en mis sábanas para que nunca salgas de mi cama, encontrarte al abrir la puerta de mi habitación y perderme en tu sonrisa para no encontrarme, para quedarme contigo. Quisiera cruzar la calle y que tus dedos acariciaran mi cuello por detrás para darme la vuelta y verte, y besarte, y llevarme tus labios en el bolsillo, y rozarte la mejilla con un dedo, y estallar las lágrimas que un día salieron mientras te miro, mientras no puedo evitar mirarte, mientras me callo y me aprendo todo tu rostro durante horas, sin decirte nada, sólo siendo consciente de que continúas siendo real. De que continúas siendo mi realidad.

Ochenta y un mil besos


miércoles, 10 de septiembre de 2008

Comencemos a no olvidar.


Quizá crees que algún día me dolerá la boca de tanto besarte, que esconderé mis manos de tu espalda y que el latido incontrolable que se escapa de mi boca cada vez que me besas se esfumará. Puede que pienses que una tarde dejaré de mirarte, como siempre hago, aprendiéndome cada caricia, perdiéndome en cada lunar, memorizando cada curva. Y ese día, esa tarde, te besaré borrando tus temores y te contaré cómo guardaba todos tus besos bajo la camiseta sin que tú lo supieras por si acaso algún relámpago me los robaba sin que me diera cuenta y ya no pudiera recuperarlos, también te confesaré cómo me colaba en tu cuello cada vez que te despistabas y me dormía en tu olor para no perderlo jamás, y dejaré caer cómo soñaba con ser el roce de tu ropa interior contra tu piel. Y tu sonrisa no desaparecerá. Y yo volveré a besarla.

Setenta y nueve mil besos

sábado, 6 de septiembre de 2008

Histeria.


Traete tu camiseta más vieja, la que no quieras, la que no te pongas, porque en cuanto te vea te voy a empujar contra la pared y te la voy a arrancar, a mordiscos. Te voy a destrozar la ropa interior y sin que te des cuenta en un segundo te quedarás desnuda, frente a mí, extasiada, sudando placer, muriéndote de ganas, suplicando a mi lengua que no se la ocurra frenar, arañándome los brazos mientras te ahogas, haciéndome chirríar la piel con tus dedos, rasgándome el cuello mientras me pides aire, asesinándome la cama mientras tus ojos se esfuman con tu aliento. Prepárate. Porque no te vas a escapar. Nos vamos a reventar.

Setenta y cinco mil besos


'Cause I want it now

I want it now

Give me your heart and your soul

And I'm not breaking down

I'm breaking out

Last chance to lose control

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Qué importaba la luna contigo en mi colchón.


Verme enredada en tu cuerpo confundiendo nuestro sudor, mojarnos en saliva, ahogarnos en la húmeda respiración que nos arropa. E inmolarme junto a tu corazón para que no se puedan despegar sus mitades, repasar el contorno de tu ombligo con mis dedos, mirarte a la boca y morirme de deseo, aprenderme tu perfil de memoria y exhalar un tibio te quiero en tu cuello empapado, aunque mi aliento corte el sonido, aunque mis manos lo tapen haciendo chirríar las sábanas, aunque mis dedos se enreden en tu pelo y no te permitan escucharme... Porque sé que siempre te llegan, incluso cuando no los pronuncio.


Setenta y un mil besos


lunes, 1 de septiembre de 2008

Tú.


Nadie besa como tú. Nadie sabe sostener mis labios en un beso como lo haces tú. Nadie sabe mantener la respiración y dejar caer su aliento sobre mi boca a escasos milímetros de aire de la tuya como tú. Nadie empapa mi cuello con una boca tan húmeda como la tuya dejándome sin voz, sin palabras, sin sonidos, sin consciencia, sin conocimiento de nada que no sea tu saliva erizando mi piel. Nadie sabe acariciar mi lengua como sólo tú lo haces, manteniendo el instante, lento, apoyada sobre mí, sintiéndome, congelándonos de frío pero sin sentirlo por tenernos al lado, muriéndonos del calor y deshaciéndonos en nuestras propias manos, rompiéndonos. Nadie sabe comerme como tú me comes. Nadie sabe... Sólo tú.


Sesenta y ocho mil besos

sábado, 30 de agosto de 2008

Verso sin fin.


Despego el sudor de tu camiseta al quitártela, pego nuestra piel a paredes que si sintieran se derretirían de envidia, cicatrizo besos sin fin en miradas nocturnas que nunca pestañean. Escondo bajo mis párpados gritos que acarician anocheceres, deshago tu cuerpo al embestirte contra la pared de mis ganas, destrozo tus labios al necesitar guardármelos en el bolsillo. Borro tu cuello entre mis dientes, quemo mis manos entre tus piernas, arranco tu saliva de un mordisco. Te miro. Y te quiero.

Sesenta y seis mil besos


Sólo por nosotras...

jueves, 28 de agosto de 2008

Para que sepas...


Siento que me ahogo en palabras incompletas que no son capaces de hacerte ver que eres el punto de salida de un sueño. Siento que el miedo a que te borres rompe mis huesos a hostias y deshace poco a poco a mi alma manteniéndome erguida por fuera aunque eso no valga de nada. Siento que todo comienza cuando tus labios mantienen a los míos y pasan las horas sin que nuestros alientos dejen de hablarse por temor a romperse. Siento la necesidad de saberte eterna a mi lado porque ya no tengo nada que recuperar fuera de ti, que preciso vivir dentro de tu mirada y que si no es ahí donde duermo me iré a las esquinas a descorchar noches sin sentido que no hablen de otra cosa que no sea tu nombre. Siento que cuando oigo tu voz mi piel deja de quebrarse, que mientras me susurras bajo el cuello recupero la vida, que cuando tus manos me reconstruyen en una caricia daría más que la vida por ti. Siento que se me caería el mundo encima si alguna vez te marcharas. Siento que eres la única razón, el único motivo para sonreír. Siento que te necesito al abrir los ojos y al cerrarlos también. Y tú... Tú estás. Cada vez que te siento. Cada vez que necesito sentirte. Estás.

Sesenta y cuatro mil besos





miércoles, 27 de agosto de 2008

Retazos de una noche de borrachera.


Vomito tu nombre entremezclado con el alcohol. Tus ojos van con él, ahogándose, como un día yo me ahogué en ellos. Me miras desde la profundidad de una lágrima impotente que ya ni grita por falta de fuerzas. Las mismas que un día devoraste riéndote desde tu imposibilidad. Ya no dueles, sólo molestas. Así que haz una única cosa: desaparece de mis noches. Desaparece de una puta vez de mis sueños.


Escrito de una noche cualquiera


martes, 26 de agosto de 2008

Sabor madrugada


Pintar de color madrugada tus caderas. Hacerle un pedestal a tu sonrisa y pasar las tardes tumbada en él, salvándome. Recuperar el olor de la noche en tu cuello. Dibujar mis deseos con un dedo en tu nuca. Respirarte y dormir con la piel de gallina por imaginarte delante. Escribir sobre tu espalda palabras inmortales. Cerrar los ojos y adentrarme en tu boca, desgastarla, borrarla, llevarme tu labio inferior a mi alma, devorar tu sed, beberme tu hambre, hacernos caer sobre la pared, seguir sedientas, hambrientas, vivas, muertas. Quererte como nunca, como nadie. Tenerte. Sentirte. Vivirte.

Cincuenta y nueve mil besos


domingo, 24 de agosto de 2008

Saber creer.


Quién dijo que un beso pudiera curar tu alma rota, quién se atrevió a asegurar que se puede reconstruir un corazón destrozado con una única mirada sincera. Quién pudo jurar que la tristeza se puede salvar con una sola palabra, quién gritó que las lágrimas aplastadas contra tu almohada dejarían de arder en el momento en el que unas manos se pararan a borrarlas. Quién te contó que dejarías de pasar las noches muerta de dolor cuando una voz te mirara y te susurrara que estaba contigo. Quién te prometió que te salvarían, que soñarían contigo y que por una vez no serías tú la única que lo diera todo, la única que se entregara dejándose atrás mientras la nada la esperaba al final. Quién fue, porque por imposible tenía razón.


sábado, 23 de agosto de 2008

Follarte el alma


Qué quieres que lo haga si te follaba hasta el alma. Si me como de un bocado a quien se ponga entre nosotras, si se me empaña la entrepierna al sentir tus dedos entre mi cabello, si es tu pulso el que me guía al desabrocharte el pantalón. Qué quieres que lo haga si sólo puedo morder con rabia el reloj al verte marchar, si tu sonrisa derrota poco a poco a mi dolor, si mis pupilas destrozan violentamente tus labios de tanto desearlos. Qué quieres que lo haga si me estoy perdiendo, si el día en el que trate de encontrarme no lo voy a conseguir y suspiraré al darme cuenta de que dejé de pertenecerme en el momento en el que nuestras pestañas se confundieron en la misma mirada.


A tres días

miércoles, 20 de agosto de 2008

De mil en mil


Me encanta dejarme caer en su boca, descansar en ella mientras su lengua juega con la mía, dejar que sus labios sostengan mi alma en un beso. Llenarle los ojos con mis suspiros que más que nunca la necesitan, romperle su miedo al decirle que estaré siempre a su lado, empaparme de sus sonrisas cada vez que la miro. Apoderarme del eco de su risa para poder recuperarlo al verla torcer la esquina, emborronarla de tanto pensarla, desdibujarla de tanto imaginarla. Me encanta quererla y que lo sepa, escribirla y que lo lea, acariciarla y estremecerla mientras la susurro en un ascensor perdido. Y me encanta echarla de menos cuando se marcha, porque sé que volverá, y con ella, yo.

Te guardo los besos para la vuelta.

martes, 19 de agosto de 2008

XIX


Mírame. Dime qué ves. Dime si no es tu reflejo el que se cae de mis pestañas, si no es tu ausencia la que cerrará mis párpados, si no son tus caricias las que electrizan hasta matar a mis pupilas. Dime si no llegaste como un sueño y como tal te quedaste, si aunque sea el miedo el único que trata de paralizar a nuestros besos lo venceremos juntas, si no es la oscuridad la única que nos deja vivir tranquilas. Mírame y dime qué podré llegar a ser para ti mientras me muerdes el alma, mientras me arrancas de un mordisco la vida.


Que te quiero, de nuevo y mil veces más, y nada más importará.


Cincuenta y ocho mil besos


XIX

domingo, 17 de agosto de 2008

Pensamientos enrevesados

Ella era el grito de un rockero en pleno concierto y yo la voz rasgada de un cantautor escondido en un café perdido. Ella era el golpe de una baqueta contra la batería y yo el sonido perdido de la cuerda rota de una vieja guitarra. Ella era el orgasmo más profundo y yo el susurro por detrás de la oreja en una cama de noventa. Ella era quien siempre respiraba por las dos y yo la que me ahogaba cuando la sentía lejos. Ella era quien con una sonrisa llenaba mi vida y yo la que me colaba entre su flequillo cuando me sentía vacía. Ella era la que solucionaba todos los destrozos con un beso y yo quien rompía sus labios cuando me sacudían mis propias manos. Ella era su mano en mi ombligo y yo mi aliento en sus suspiros. Ella era un cosquilleo y yo su risa. Ella era saliva en mi paladar y yo una mirada profunda que deseaba decirle todo y sólo podía besarla mientras callaba.
Y la necesitaba, como se necesita el respirar, el soñar, el amar. Y la necesitaba, porque sentía que sin ella no era, ni sería. Pero no, nunca se lo diría, ella no podría saberlo jamás...


Cincuenta y siete mil besos

http://es.youtube.com/watch?v=1j5uPeA4etU
Escúchame tan sólo un segundo:
tú la dama y yo el vagabundo...

miércoles, 13 de agosto de 2008

Oler a ti.

Deseas dormir en mi boca y yo deseo que sueñes a mi lado. Quieres despertarme a base de besos y yo quiero abrir los ojos y encontrarte a mi lado. Odias que te toquen el pelo y a mí me dejas acostarme sobre él, odio que me muerdan con fuerza la lengua y a ti te regalo cada pedazo de ella. Me dices que te quedarías eternamente tumbada conmigo viendo amanecer en un parque y yo te digo que me moriría por tenerte para siempre entre mis brazos mientras anochece y tratas de no caer dormida sobre mí. Sé que no mientes al decirme suspirando lo mucho que me quieres y tú sabes que yo digo la verdad al decirte que de tanto nunca llegaré a saber cuánto puedo llegar a quererte. E inclino la cabeza, y en la oscuridad me miras, y tus manos electrizan mi piel, y mis suspiros empañan tu boca. Y nos besamos.

Cincuenta mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=U4Me5btoCJ0

martes, 12 de agosto de 2008

Aléjate del todo.

¿Y si sólo... por un momento... me evado... y la recuerdo?

Qué daño hacen los sueños que no se buscan.


'Te estuve buscando. Te estuve buscando durante toda mi vida aún sin saberlo. Y ahora que te he encontrado no puedo tenerte. Necesito tenerte, necesito tenerte del todo. Y si no puedo tenerte, si realmente no me dejas tenerte, apártate. Apártate del todo. Pero apártate del todo para siempre.'

http://www.youtube.com/watch?v=V2GctIhGOzM
Cómo pica recordarte...

domingo, 10 de agosto de 2008

Y la luz se apagó

Dejar que sea el aire el que se lleve mi vaso y quedarme contigo, crear el mejor desenlace de la noche a tu lado, enredarme entre tus piernas, destrozarte a besos, clavar mis dedos en tu espalda, llevarme tu olor en un abrazo, romper tu cuello al morderlo, arañar tus ganas mientras represento las mías, ahogarme sobre tu hombro, dibujarnos el cielo mientras te pienso infinita, unirnos hasta que la noche se muere y yo con ella.
Abrir los ojos. Cambiarme el nombre por resaca de domingo. Y verte. Aunque no estés. Tú. Siempre tú.

Cuarenta y seis mil besos

http://goear.com/listen.php?v=0e9b724

jueves, 7 de agosto de 2008

Quemarnos las dudas

Despertarme en tu ombligo, rodear tu cuello con mi aliento mientras sugieres que nos embarquemos en nuestro cuerpo, que nos sumerjamos en palabras comidas por el calor del momento. Soplar sobre tu espalda, acariciar cada curva de tu silueta y acostarme con tu sombra. Sentir que mi aire arde al notar tu saliva recorrer mi piel, saber que podré usar tu respiración cuando me ahogue por no tenerte. Creer que no hay más allá de lo que tus ojos me cuentan cuando te beso, tener la sonrisa que inunda tu cara cuando mis labios se cosen a los tuyos.
Vivirnos.

Cuarenta y dos mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=iZ8A6668kt8
Y déjame que te remache sonrisas de hierro
de ésas que disipan las brumas,
y sé que entre los males nos lloverán cristales,
yo iré descalzo y tú desnuda,
al son del amor del ronco tambor que toque la luna.

martes, 5 de agosto de 2008

Tristeza volatizada

Y apareciste,
ataviada con un tul de lino blanco,
abarcando el aire que rozaba a tus talones,
robando sonrisas que se rendían
a la pleitesía de tu voz.
Y te quedaste,
dando en tus miradas
hasta la última gota que formaba a tus pupilas,
dibujando perfiles inquebrantables de felicidad
mientras tu soñolienta piel se reía,
erizando cada poro de piel vacía
que a tu paso eclosionaba en una nueva vida.
Y te marchaste,
sin dejar de amar a los ojos que te dieron alma
un día de diciembre,
alentando la plenitud
que tu olor otorgaba a cada mortal,
inspirando incluso a quien ya te olvidó.

Y soplé sobre ti.
Y desapareciste.
Y nadie más volvió a saber de ti.

http://www.youtube.com/watch?v=L1SZvhCNIY0
'Love is watching someone die'

domingo, 3 de agosto de 2008

Comernos de un bocado

Se me caen los pantalones al sentirte mordiéndome la boca, me sangran los párpados al mirarte de espaldas a mi piel. Me emborracho con tu saliva, que rellena mi cuerpo, que tatúa mis labios, que penetra en mis manos. Quiero la droga que esconde tu ombligo, colocarme con tu aliento, acostarme con tu sujetador en el primer portal oscuro que se presente. Tu olor me da hambre, me entran ganas de devorar tus labios en un único beso, engancharte en un abrazo que nunca acabe, tirarnos contra una pared y deshacernos con tus dedos entre mi pelo y mi respiración entre tu entrepierna.

Cuarenta y un mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=eXr5wgtKuFY

jueves, 31 de julio de 2008

Te quiero a ti

Quiero lamer las estrellas que se reflejen en tus pupilas, sentir tus dedos acariciar mi piel. Quiero mirar bajo tus párpados y ver que guardan mi mirada, que la guardan como si de un último suspiro se tratara. Quiero curar tus heridas y que tú cierres las mías, que con el frío a veces escuecen, y que bajo tus manos mi cuerpo quede limpio de ellas. Quiero sentirte cerca, ahuyentar a tu sombra si no es para verte a ti después doblar la esquina y darme la mano. Quiero tenerte y que hagas que mi miedo a perderte se deshaga, que el temblor a no verte se esfume, que no haya más lágrimas que ahoguen mi respiración. Quiero estar, quiero que estés, quiero que estemos. Quiero que mi alma lleve tu nombre, que mis dedos escriban sobre tu perfil, que grabes mi aliento sobre tu espalda. Quiero tumbarme a tu lado, respirar tus besos, entrelazar tu sonrisa a mi voz, necesitarte sólo cuando estés conmigo.

Treinta y siete mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=DntmcaYPv5A

lunes, 28 de julio de 2008

Régalame lo que hay debajo de tu ombligo

Besémonos y eclosionemos nuestro ardor al hacerlo. Comámonos en una mirada y temblemos entre nuestras piernas, llenándonos de calor al rozar mis rodillas tu pantalón. Murámonos en un grito que sacie nuestras ganas mientras yo me coso a tus caderas. Ahoguémonos en un beso y respiremos a través de nuestros dedos que se chillan hartos de no verse y sedientos de tocarse y no soltarse jamás. Atragantémonos mientras nos mordemos la boca y nos colgamos de cualquier esquina donde dibujar nuestros nombres. Prestémonos nuestro aliento por una noche y dibujemos nuestra piel en el vaho de nuestras pupilas.
Que te quiero, joder, que te quiero.

Treinta y cuatro mil besos

http://goear.com/listen.php?v=498f21b

domingo, 27 de julio de 2008

Llenarte de besos

Y amanecer en el tobogán de un parque abrazada a ti, en tu boca, a tu lado.
Y que todo lo demás deje de importar en el instante en el que nuestros dedos se entrelazan mientras el frío abraza nuestras espaldas tiritantes y yo te acaricio y paseo sobre tu piel como si me fuera la vida en ello.

Treinta y dos mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=aXu3WafBt6I&feature=related

sábado, 26 de julio de 2008

Te dije que...


Te iba a echar tanto de menos que no iban a ser suficientes los besos que te diera cuando nos volviéramos a ver. Y no creas que no cumplo mis promesas.


Y que se joda quien no le guste, quien nos fulmine con la mirada, quien trate de borrarnos desde sus creídas alturas. Porque tú y yo nos bastamos y sobramos. Porque los demás desaparecen cuando nuestras miradas eclosionan. Porque nos romperemos en abrazos infinitos sucumbidos por caricias que finalicen con mi lengua dentro de tu boca. Porque nos tatuaremos gritos ahogados que los demás no escuchen en la oscuridad de un portal mientras las esquinas maullen de envidia. Porque te quiero, y te electrizaré la piel mientras te lo repito una y otra vez.
Treinta y un mil besos


viernes, 18 de julio de 2008

Au revoir :)

Mañana me marcho una semana al sur, a Granada (a Almuñecar, exactamente).
Ya sabéis: mucho relax playero y paseos por los rincones más escondidos de la ciudad.
Feliz semana para todos.
Abrazos [:

http://www.youtube.com/watch?v=VbnvqCqz7_k

jueves, 17 de julio de 2008

Más allá

Voy a bajar por tu garganta, poco a poco, para llegar a tu voz y dibujar mi nombre sobre ella. Voy a guardar tu aliento para cuando falte seguir sintiéndote cerca, como se sienten los anocheceres a tu lado, como se siente la luna cuando nos vamos a casa sin hablar, sólo mirándonos, escondiéndonos del aire que frío se cuela entre mis dedos cuando te acaricio la espalda. Voy a darte la mano y a regalarte el temblor que me causan tus abrazos, a regalarte los latidos que incontrolables se escapan cuando tus dedos me rozan en la oscuridad, a regalarte los besos más infinitos que tus labios hayan probado jamás. Voy a regalarte mi alma con mi vida impresa en ella para que formen parte de ti, como tú ya la formas de mí. Voy a quererte... A quererte hasta que agotada tu boca me vuelva a revivir.

Treinta mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=iGI8qoiJqtM

lunes, 14 de julio de 2008

El sueño más plausible

Sueño con probarte, besar cada escondite de tu piel, saborear tu olor al respirar apoyada sobre tu hombro. Adivinar tu sabor en un beso, jugar con tu mirada en mi boca, acariciar tus dedos mientras juegan con mi cuello. Sueño con quererte y que me quieras, con hacer desaparecer tu miedo de un soplido, con que me erices el cuerpo entero con una sola palabra, con que tus labios dibujen mi nombre en un susurro. Sueño, sueño contigo, sueño con nosotras. Sueño, y eres tan real que ni abriendo los ojos puedo dejar de soñar.

Veintiséis mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=_Tdl-t7Cz0E&NR=1

sábado, 12 de julio de 2008

Portal 19

Eres la sílaba perfecta, el beso más largo, un latido incontrolable. Es infinita tu espalda cuando la acaricio, cuando suspirando te abrazo y vuelvo a tu lengua mía. Es preciosa tu mirada al besarte, tu voz cuando mueren tus suspiros y me hablas, tu aliento cuando me rindo dentro de tu boca. Moriría sobre tus piernas sin dudarlo si fueras tú quien me mirara por última vez, si fuera yo quien contemplara tu rostro sin dolor mientras me voy. Déjame dibujarte un sueño sobre la palma de tu mano mientras te confieso que me voy a enamorar de ti, y que, irremediablemente, pasarás a formar parte de mi alma.

Veintitrés mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=NHS7GosBa58

jueves, 10 de julio de 2008

Como alcanzar un tren que se escapa

Acariciaré tu cuerpo hasta que sienta tus huesos temblar, hasta que el roce de tu piel se deshaga entre mis manos, hasta que tu saliva se abandone a mis dedos. Volcaré mi boca sobre todos tus rincones que escondidos me llaman a voces, mis yemas surcarán la curva de tu aliento y mi respiración se confundirá con mis ganas de comerte. Me dormiré en tu sonrisa, grande, como tus besos. Me abrazaré a tu lengua y tumbada sobre ella te miraré, te guardaré en mi pupila, te contemplaré para poder dibujarte después. Para desemborronarte en un sueño infinito.

Veintiún mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=nm4Y0ZrDDPo

lunes, 7 de julio de 2008

Adiós.

(Te) Escribo para decirte que te olvidaré. Que tu nombre pasará a formarse con las letras del olvido. Que tus ojos se diluirán en un pestañeo; que dejaré que su azul pase a formar parte del cielo, de aquel cielo del que nunca debieron salir. Que del recuerdo de tu sonrisa sólo se acordarán los papeles que destrozada arrugué con rabia aquellos días en los que tu ausencia marchitaba mi vida. Que tu voz se evaporará en un suspiro al aire mientras digo adiós, mientras no me giro para contemplar cómo te marchas, mientras no guardo las migajas que caen de tu piel en noches comidas por la tristeza. Que no soñaré más con tu aliento sobre mi espalda, que tu olor dejará de ser un recuerdo de lo que nunca tuve. Te escribo para decirte que te quise, que te amé como nadie pudo amarte jamás, que realmente fuiste todo mientras yo era nada, que tu cuerpo fue para mí más que una utopía y que fueron tus dedos quienes dibujaron mis palabras. Te escribo para decirte que desaparecerás, que te miraré sin temblar, que serán otras manos las que ericen mi alma y que tú ya no estarás. Desaparecerás. Te escribo para decirte que ya no estaré contigo, que me iré de ti y te sacaré de mí. Te escribo para decirte adiós, adiós con mayúsculas, adiós sin retorno, adiós con final.

http://www.youtube.com/watch?v=UHPTHP4dihA

sábado, 5 de julio de 2008

Acostarme entre tus piernas

Me voy a quemar las pestañas al mirarte porque tu presencia arde. Has aparecido y mi cuerpo ha temblado. Has dado forma al aire que yo clamaba respirar desde hacía tanto, tu sonrisa ha respondido a mi voz y yo me he sentido bien. Me comeré tu boca en un segundo mientras tú suspires, mientras tus manos acaricien las mías, mientras tu piel descanse en mi hombro. Buscaré tu aliento cuando tu saliva se adhiera a mi cuerpo y nuestras pupilas no se puedan despegar. Me acostaré entre tus piernas, rozando la infinidad del temblor que me produce el estar contigo. Quédate conmigo.

Trece mil besos

http://www.youtube.com/watch?v=9qS3f_TJGPs&feature=related

sábado, 28 de junio de 2008

Suspiro

¿Y qué es un suspiro sino tu recuerdo perdido en el aire?

¿Sabes por qué sé que estoy enamorada de ti? Porque son tus ojos los que veo en cada mirada, tu rostro el que busco al cruzar la calle y tu sonrisa la que trato de dibujar con palabras cada día. Y porque duele... Duele infinitamente comprobar que realmente ninguno de ellos te pertenece.


http://es.youtube.com/watch?v=Rv-MFKstFis

viernes, 27 de junio de 2008

Recréate

Me volcaré en tu cuello, en tu cuerpo de aroma incandescente, en tus labios suplicantes de saliva. Me enredaré en tu lengua y tu boca me susurrará que no la suelte, que duerma abrazada a ella, que dibuje mis dedos en su color y que la arrope con mi respiración. Tu cuerpo se tornará sueño y mis manos se deslizarán sobre él, hablándole del cielo y del mar, volviéndolo espectáculo. Se romperán nuestras voces mientras nuestros huesos se gritan que se aman muertos de placer. Mi boca se inclinará sobre tu piel besando cada poro escondido, tu temblor estallará en mil caricias derrochando deseo y tu vientre se pegará a mi piel. Y yo te miraré, como nunca te han mirado, como siempre soñaste que lo hicieran, y dejaré que mi último aliento caiga sobre ti, empapándome del tacto de tus ojos semi abiertos.

jueves, 26 de junio de 2008

Quise...

Te rescataré en la ausencia, como se rescatan las palabras que los ojos llorosos dejan caer. Te rescataré en un sueño, dibujándote quizá transparente quizá latente, vestida de blanco y siendo inspiración de las musas. Te rescataré fluyendo por el aire, como los suspiros y los te quieros; te rescataré dibujándote en la melodía silbada por unos labios que sólo sonríen, sólo viven y susurran felicidad. Te rescataré en una palabra triste para que tu presencia la dulcifique y la lleve al infinito, allá donde residen tus ojos y donde yo puedo emborronar la tristeza. Te rescataré perfilando tu rostro en una mirada, y ocultando mis dedos de aquel azul que no sea el tuyo. Te rescataré soñando en tu sombra, para no perder tu olor en la distancia. Te rescataré, te llevaré conmigo. Te rescataré, tú me echarás de menos, y unas manos vencerán lo que sólo quiso hacer daño. Te rescataré, y contigo me salvaré de mí.

http://es.youtube.com/watch?v=K2ay9-VZIZM

martes, 24 de junio de 2008

Hazme creer

Búscame, como antes hacías. Encuéntrame y déjame preguntarte, con los ojos hinchados de extrañarte de una manera tan irracional, si no me quieres. Si nunca me has deseado como si te fuera la vida en ello. Si al mirarme no sentías a tu alma volcarse en el infinito de un color, empaparse de la dulzura del no poder apartar los ojos de mí, erizarse al sentirse unida a la mía. Déjame preguntarte si no te refugiaste en mi aliento aquel día y si no te estremeciste cada vez que mis roces elegían tu cuerpo. Si nunca has querido levantar el rostro y mirarme de frente, emergiendo ante lo soñado, borrando mi boca al acariciarla tantas veces como tu temblor te lo permitiría, combatir mis ganas con las tuyas, regalarme tus manos y tu azul y borrar la herida que causó el silencio. Contéstame, y dime por fin que eres real, que eres un sueño con fundamento, que podré tocarte sin miedo a que te evapores. Que no tendré que temer cuando abra los ojos. Que te encontraré a mi lado.

lunes, 23 de junio de 2008

Pudiera hoy, quizá, escribir las palabras más tristes del mundo. Desolada, volcar todo el desgarro que causa una ausencia. Desangrar mis manos escribiendo lo que hoy me susurra a golpes el aire lluvioso; vomitar frases salpicadas de lo que no será mañana, espejos en los que se refleje tu sombra invisible. Trazar textos sin puntos ni comas, dibujando en ellos marabuntas de tristeza, como aquello que tu marcha provoca dentro de mí. Morir en un suspiro que me recuerde que no me guardarás en tu pupila. Esconder el azul que me traiga tu olor. Pero habrá tiempo. Habrá tiempo para hablar de dolor.

http://goear.com/listen.php?v=74eb129

domingo, 22 de junio de 2008

Rasgada ausencia

Ausentaré tu nombre del papel mientras que tú, callada, te marches. Disfrazaré mi mirada para que no puedas presenciar el dolor mortal que me causa tu ausencia. Le hablaré al suelo de lo que tú nunca quisiste escuchar, como los poetas le hablan a la luna y las palabras rotas a las esquinas. Iré deshaciendo poco a poco tu voz, para que reste carcomida en algún bolero lejano. Tu aliento se irá evaporando sin quererlo y mientras yo le hablaré al cielo de lo que nunca supimos que llegó a ser. Desdibujaré tu olor y lo abandonaré en algún jardín secreto del que nunca podrá salir. Te desgastaré en una mirada aguada por tu ausencia, matando tu color en mi pupila y apagando lo que quede de tu azul.
Engañaré al dolor, como un día engañé a mi alma haciéndola creer que sólo llegaríamos a ser juntas.


http://goear.com/listen.php?v=ed978eb

viernes, 20 de junio de 2008

Incierto infinito

Me he acostumbrado a verte, a guardarte en mi pupila. A respirarte mientras suspiras, a rozar en silencio tus sonrisas. Me he acostumbrado a añorarte cuando estás y anhelarte cuando tu olor me sorprende en un pestañeo. Me he acostumbrado a beber de tu voz rasgada, a esconderme tras un silencio que dice lo que mis manos no pueden escribir, a desdibujarte en los cristales empañados de mis ojos. Me he acostumbrado a hacer de ti poesía, a contemplarte sin esconder mi temblor y a narrarte el color de una mirada. Me he acostumbrado a ti, a tu aliento, a tu color y a la infinidad de silencios enjaulados. Me he acostumbrado a acariciar cada roce que el viento nos brinda, dibujando caricias en las nubes que te prestas a pintar. Me he acostumbrado a que me inspires. Me he acostumbrado a que estés.
No te vayas. Todavía no. No quiebres las manos que te dibujan. No ahora.

jueves, 19 de junio de 2008

Con lágrimas en los ojos

Mírame. No dejes de hacerlo. Mírame lo que dura un instante de nuestros roces, mírame lo que dura el infinito que te crea y forma, mírame mientras te desdibujas en mis ojos empañados por el frío. Mírame mientras te miro y siento, mírame y en silencio dime que me quieres y que tú también darías el color de tu piel por surcar mi cuerpo con tus dedos. Mírame y pregunta a tu alma si no es temblor lo que sienten tus piernas al hacerlo, si no es necesidad lo que siente tu boca húmeda al observar mis labios trémulos clamando en silencio que los toques. Mírame y deja que tu aliento cobre vida y hable de un sueño, de una mirada onírica que un día encontró quien la hiciera realidad en el color de unas pupilas. Mírame y sumérgete en mi pestañeo, mírame y no hables, sólo sueña con esa mirada. Mírame y no dejes de hacerlo, pues si lo haces me deshaceré como se deshace una lágrima en el labio, como se deshace la luna cuando mi alma la engulle empapada de tristeza.

http://es.youtube.com/watch?v=hgfNDBKe2i4

miércoles, 18 de junio de 2008

18-VI

Respiré el brillo de tu mirada. Me empapé de aquel azul incandescente que lucía al oír mi voz. Volé sobre el pestañeo que se tornaba irresistible al contacto con mis ojos sinceros. ¿Cómo olvidarte?, sonó, sin separar mi respiración del temblor de tus manos. Como el quererte. Como la ambigüedad, que siempre coloreará nuestros pasos yendo de la mano de las ráfagas que traen nuestros tropiezos. Algo infinito que no se olvida por eterno. Y tus ojos, mi risa y tu sonrisa, tus manos y mis dedos. Y mi voz y tu aliento, tus pestañas y mi piel, tu olor y mi color. Volveré, se suspiró. , se respiró. Y sí, volverá. Volverá tu brillo, volverá tu azul y volverá mi voz. Volveremos, tú y yo, como siempre, en Septiembre, como la fusión de dos nubes en el océano, como la fusión de dos gotas de agua en una lágrima que clama ser amada.

http://es.youtube.com/watch?v=8ThuXEDvCZk&feature=related

martes, 17 de junio de 2008

Buh.


Porque hay veces que me quiero, y me autofelicito por los 16, y les agradezco sus comentarios escribiéndolo a los cuatro vientos :).

Quedan invitados a un café. No me fallen.


lunes, 16 de junio de 2008

'Nos pinta a mano el universo'

Me miras y sólo en tu mirada soy capaz de respirar. Me hablas mientras me miras y el aire de tu voz se vuelca en mí, dejando sin cabeza a la más cuerda de las locuras. Acaricio el olor que dejas cuando nos cruzamos y hago sueños infinitos de él. Respiro el silencio de tu sombra rozando las miradas que dejas caer, alimentándome hasta el final del último aliento. Sonrío al verte sonreír, tiemblo al oír tronar y al observarte delante, como una utopía sin nombre, como un nombre sin fin. Porque es tu nombre el que me eriza la piel, el que me mantiene en vela cuando es la oscuridad la que arrasa mi cuerpo, el que se torna relámpago y sobrevive a las lágrimas más tristes, el que se entrelaza entre mis dedos sin dudarlo ni un momento. El que con sólo ser nombrado consigue colapsar mis manos, dejando sin vida todo intento de cordura. Tu nombre.

sábado, 14 de junio de 2008

'Donna Angelicata'

En el infinito te sueño. Te observo, y me acerco a ti, y te respiro. Dejo caer mi aliento sobre tu boca y desabrocho los botones de tu camisa, uno a uno, recorriendo con sigilo el color de tu piel. Mis yemas acarician tu cuello, tus párpados y tu voz mientras te susurran besos electrizantes. Tu aliento resbala sobre mí, abrazando lo inabarcable y silbando la melodía de una voz que clama fascinante que te quiera. Mis ojos rozan tus pupilas y tu cuerpo tiembla, como si de un compás al piano se tratara. Te acaricio, temblando, mirándote, amándote, viviendo sólo en ti. Y tú me amas, me miras, me suspiras, respirando al compás de mis latidos.

...Y mi vida se quiebra en un sueño, soñándote real, soñándote siendo sólo conmigo y yo contigo.

http://www.youtube.com/watch?v=vQVeaIHWWck

lunes, 9 de junio de 2008

Evocación

El café acaricia mi garganta mientras fuera llueve. Llueve y con la lluvia caen mis recuerdos. Empapan mi alma, reventando la piel y rasgando mis dedos. Y ella aparece, como aparece la primavera en mayo, como aparece la niebla en mi cuerpo en otoño. Ni aún cerrando los ojos consigo que desaparezca, ni que no sea su olor el que me sorprenda en cada esquina, ni que su nombre no sea el que susurra el viento cada noche. Y sus lunares forman los trazos del cielo y sus ojos dibujan la infinidad de un sueño. Soplo sobre su ausencia pero no desaparece. Ella continúa, como continúan mis ojos vivos al mirarla, como continúan mis ojos muertos al anhelarla.


http://www.goear.com/listen.php?v=e1ad4ef

sábado, 7 de junio de 2008

Indigestión


Insomnio por sobredosis de cafeína y devaneos varios. Ingesto próximo futuro.


Infesta burla de la vida,
maldita tristeza.
Suicida alimaña
que sólo busca torturar el alma
en el regocijo de su putrefacción.
Vomitivo ataque
que refugiándose en una arcada sobrevive,
y se hace con el aire,
impregnando hasta al aliento de una voz.
Y ni te matan ni matas;
sólo deshaces, diluyes y detruyes.
Y aún así te salvas
en la inspiración de derruidos poetas,
manos muertas que te expulsan rotas de dolor;
en palabras destrozadas,
vomitadas en frases mordidas por el tiempo;
en miradas que sentencian muerte,
disyuntiva entre tu cuerpo y el mío.

jueves, 5 de junio de 2008

Basado en la utopía de un beso

Basado en la utopía de un beso, el tiempo vive. Se recoge y se observa a sí mismo pasar. Ya envuelto, lo miro. Te veo en él a ti y cómo pasé a existir sólo cuando me mirabas. Pienso en cómo me sentías y te dabas la vuelta encontrándome dispuesta a darte la vida a través de mis ojos. En cómo el suspiro más inmenso pasó a hablarte y cómo los roces más pequeños dejaron escalofríos eternos en mi piel. En cómo una sonrisa dibujó todas y cada una de las palabras, y cómo una mirada azul encontrada en un tren abrazó a las heridas y alivió la tristeza. Y él aún pasa, respira y eriza nuestras vidas. Y mientras nosotras lo acariciamos, por qué no.


http://es.youtube.com/watch?v=SFWs5kWP-us

domingo, 1 de junio de 2008

Blusa blanca

La alegoría de la piel que deja al descubierto tu blusa blanca juega conmigo. Me absorbe, me habla de ti y me permite colorearla. Vuela, fluye invisiblemente por mis manos erizando mis dedos y resquebraja mi voz. Se diluye poco a poco, como un grano de azúcar en la punta de la lengua, como la arena del mar en un cuerpo azul, como la oscuridad cuando apareces. La siento deshacerse en mi cuerpo en la distancia, sin tocarla, sólo mirándola. Expirándose, como los suspiros que crean tu olor, como el silencio del que te hablo en cada mirada, como el azul de un imposible.

viernes, 30 de mayo de 2008

Agonía

Las palabras tristes que hablarán de tu ausencia ya brotan, gritan anteponiéndose a tu marcha. Se preparan para extrañarte, para desear reencontrarte buscándome en una noche azul, para verte y sentirte sin que tus ojos estén para constatarlo. Para no caer enfermas antes de tu vuelta. Porque lo que ahora frena el dolor iracundo de verte y saberte ausente en días es la única salida que me otorga tu presencia: tu mirada. Así que acércate. Ven y dime que también me echarás de menos. Dímelo, pues no puedo alargar más tu silencio, no me basta con mirarte y sentirte en una mirada. Quiero tu voz. Necesito su olor. Necesito recordarla cuando ya no te pueda ver.

http://es.youtube.com/watch?v=xu6NZa3_X9w


Quiero ser Escritora
Ganadora de la XXX Edición de Cuentos Emiliano Barral, ya oficialmente. Gracias, pues sin vosotros esto no funciona :).

domingo, 25 de mayo de 2008

Limbo azul

Busto hendido
de falsa ingenuidad.
Torpeza infinita,
combustiones de placer inexistente,
desgarro y olvido.
Te toco y desapareces,
te pienso y no estás.
Te llamo y no es tu boca la que contesta,
te sigo y tus huellas se deshacen en la lluvia.
Mentiras sinceras,
caricias impalpables,
miradas ciegas,
piel quemada.
El limbo de tus ojos me reclama.
Me grita, me ordena,
me subordina y me dependiza a su color.
El olvido eclosiona en un mísero suspiro,
en la rendición, en tu olor.
Y tu ausencia, maldita,
vuelve a mí.
Cada día, alimentando la desesperanza.
Cada noche, matando a la ilusión.


http://es.youtube.com/watch?v=FKn9qW0IABw

viernes, 23 de mayo de 2008

Devaneo

Me mareo. Quiero esperarte. Es más, no puedo hacer otra cosa que esperar tu mirada cada día. Sólo consigo comenzar el día cuando tus ojos se ahogan en los míos. Y ni aún así mi cabeza para. Porque es tu silencio el que me sirve de alimento, el que quiero sentir y a la vez me duele escuchar. Porque son tus ojos al mirarme, tu cara, tus gestos, tu aliento al cruzarnos, el temblor de tu cuerpo, tus manos dudando y tu respiración cortándose, tu olor adueñándose del cielo, mis ojos cerrándose y los tuyos buscándome, los míos amándote y los tuyos escapándose del aire. Porque es esa tranquilidad de cada mañana al saber que continúas ahí, siendo real, observando en la lejanía y acercándote en la distancia. Porque te quiero, te quiero de una forma inhumana, irreal. Porque te quiero infinitamente. Porque eres eterna, y yo contigo.

Sin respirar

jueves, 22 de mayo de 2008

Hasta que se deshaga

Descubro tu olor en un suspiro que trae el viento que antes te ha rozado a ti. Te sorprendo caminando sin rozar el suelo, volando como los suspiros que se desprenden de mi mirada cuando apareces delante. Asciendo por tu piel hasta llegar a tu mirada que respira trémula y asiente volátil. Tu sonrisa cede ante mi respiración entrecortada creciendo como la inspiración y deshaciéndose entre mis dedos como los sueños. Cierro los ojos e imagino tus dedos electrizantes apoderándose de mi espalda, de mi cuello, de mi piel. De mi alma. Los abro y sigues ahí... Apoderándote de mí con una única mirada. Como sólo tú haces. Como sólo yo vivo.

domingo, 18 de mayo de 2008

Ausencia

De qué me vale estar
si tú no estás para verme.
Para qué llorar
si no son tus dedos los que matan a estas lágrimas.
Para qué dibujarte
si tu contorno se desliza falso sobre el papel
rechazando todo intento de eternidad.
Qué gano con susurrarte
si antes de que mi aliento llegue a ti
el aire herido ya lo ha volatizado.
Cómo vivir mirándote
si tus ojos ávidos perecen fijos pero imposibles en los míos.
Cómo sobrevivir oliéndote,
aspirando tu aroma,
si al instante de ser mío y capturarme en cuerpo y alma
deshaciendo todo amago de soledad interna
se marcha, se diluye entre mis dedos.
Cómo no amarte, cómo no pensarte.
Cómo sobrevivirte.

sábado, 17 de mayo de 2008

Dibujarte el aire

Al fondo. Una infinita distancia se vuelca entre nosotras. Aprisiona, desgarra y ahoga. Y no mata porque tú sigues viva. Porque pese al dolor que aplasta mi alma consigo levantar la cabeza. Levantarla y hacer frente a la imposibilidad de una vida abrazadas. Y es entonces cuando esa tristeza que pesa y destroza se deshace, se diluye dando paso a una mirada que lo dice todo. Una mirada que sólo tú y yo miramos, de la que sólo tú y yo nos alimentamos. Una mirada que explota y arrastra lo que nos pide que no nos miremos, una mirada que termina con todo en un segundo y deshace mis suspiros convirtiéndolos en migajas de caricias perdidas. Una mirada que sobrevive y pide a gritos una oportunidad de ser real.

miércoles, 14 de mayo de 2008

Preámbulo

Corpórea.
Sutil, te llaman,
cuando envuelves tus pasos
en cintas que transparentan tu rastro.
Inusitada, junto a tu boca,
al regalar la magnificencia de tu voz
y la salida de tus palabras
como cascadas de un torrente.
Completa perfecta,
en cuerpo, figura y alma.
Campo creciente de vida,
melodía silbada al unísono en un sueño.
Amor, belleza, utopía.
Alma onírica que busca ser dibujada en un beso.
Poesía nutrida y sincera
que daña sin querer al alma desgastada.
Poetisa de una, musa de cientos.
Primera mujer.
Mujer primera.