miércoles, 8 de septiembre de 2010

.

Y de repente han pasado cinco años...
Tus ondas siguen siendo rubias, tus ojos se han llenado de primaveras y tu piel aún contiene miles de desiertos llenos de agua. Tus piernas siguen siendo igual de finas y el color de las uñas de tus pies consigue destacar por encima de tus pequeños bostezos disimulados. Tus dedos, ya no tan llenos de anillos, piden mezclar besos con café, tan expertos ellos en rozar labios superiores. Tu cintura sigue prevaleciendo sobre todos tus pasos ya sean sobre nieve, empapados o muertos de sed; y tu cadera se conjuga con tu pecho creando una de esas canciones que no se pueden dejar de tararear. Tu voz no ha bajado ni un semitono y tu risa sigue recordando cascadas de agua estrellándose sobre sábanas. Y tu mirada... En fin, tu mirada. Igual, igual de bella, de estridente, de (no)disimulada, de huidiza, de tímida, de soprano, de callada y a la vez diciendo tanto...
Me encanta imaginarte azul.

http://www.youtube.com/watch?v=hRXWeedkC_0

9 comentarios:

ariana dijo...

"y tu cadera se conjuga con tu pecho creando una de esas canciones que no se pueden dejar de tararear"

oh me quedo con esta maravilla, aunque si te digo la verdad, me enamoraría de cualquiera que me describiera de esa manera...:)

Alejandro dijo...

:)...?

^^

Li..* dijo...

qué bonito escribes =) un beso

Eme dijo...

Pero en tus letras han pasado cien años luz de amor*

besosdulces*

Ladrón de Guevara dijo...

Recordar... Siempre duele y siempre resulta inevitable.

Cuídate Saludade.

Juan Antonio dijo...

Tal vez cinco años sea la unidad de medida que separa el insoportable dolor de la memoria y la inevitable dulzura del recuerdo.

Bordencanto. dijo...

Cinco años...Creo que si despues de eso sigues hasta las trancas no hay nada que pueda contra ello.

Habrás pasado mareas y huracanes para llegar hasta ahí.

("Haz que sea infinito esta vez")

Juanito el caminante dijo...

Azul es como debe ponerse uno...

A veces hay principes en reemplazo guardados en un closet olvidado... sólo pasa la voz... bastará un chiflido...

Sigue caminando...

Dara Scully dijo...

me gusta la gente azul. los coleccionaría en mi jardín, como si fueran bañeras desconchadas.



(dos cosquillas
en el costado)