viernes, 13 de enero de 2012

XXIX

Tu melancolía huele a cerilla quemada y a crujidos de costillas y almohadas por la noche. Tu única manía es llorar tres veces por semana después de echar una gota de agua en el cactus que te regaló el cuarto mes. Echas de menos que alguien te acaricie la parte de atrás de tus rodillas y te despierte con besos en las ingles. Unas gafas de sol envueltas en una bufanda más grande que tu flequillo sobre el felpudo. Dejaros de flores, lo que queremos es merendarnos en el sofá. Sería capaz de aprenderme los escondites de tus lunares sin dejar de mirarte a los ojos. Tus labios se rompieron hace años, cuando ella te dio el primer beso, pero tú no lo supiste hasta que desaprendió a quererte y entonces tú te enamoraste. Porque en eso consiste el (des)amor, en labios rotos y en que te dejen de querer. El mundo deshoja margaritas mientras tú buscas dramas en los que quedarte a dormir. Llevas una vida de versos sin besos y un día soñaste que conocerías al amor de tu vida de madrugada, así que desde entonces caminas por la calle con los ojos cerrados tropezando con abrazos que no te interesan. Te ofrecería tiritas sin alcohol para curar tus heridas y un beso en la nariz por cada noche que te apeteciera llorar. Y cigarros de poesía debajo de tu colchón mientras te devoro la espina dorsal. Curar tu cama enferma.
La nostalgia envuelve tus tardes de estufa, esas en las que a mí solo me apetece colarme entre tus omóplatos y llevarte a casa abrazada por la espalda, acariciándote el pelo. Tu voz tiene tantos quiebros como besos sanos reclama tu boca. Tu labio inferior aun tiembla cuando te pones triste y tu caja torácica se llena de latidos; la inspiración siempre se lleva a cambio trocitos de nuestros dedos rotos.

Sin musas las noches serían felices, pero hay adicciones que no estás dispuesta a dejar. Y es invierno...



Vámonos de viaje de otoños
a la parte de atrás de tu casa
y hagamos sufrir al invierno entre
bufandas y besos en la nariz.


15 comentarios:

Deimos dijo...

Vaya, me gusta, creo que tu musa sigue dejándote la suficiente inspiración como para continuar escribiendo. Saludos

sindrome coleccionista dijo...

Las nostalgías fueron malas para los que quieren dejar atras las memorias de lo que fue y tiñe el presente .



*Gracias por pasarte por mi blog. Me alegro q t guste Cortázar tanto como a mi ^^

Ladrón de Guevara dijo...

Como decirlo... Un día cualquiera vuelvo y me encuentro una entrada nueva en tu blog (¡por fin!) la leo y me duelen los pulmones con cada linea.

Y entonces me quedo mudo y no puedo contestarte otra cosa que: JODER, ERES BUENA.

Cuídate.

p.d: ¿Cuando vas a recopilar tus escritos y venderlos?

Andrés Martín dijo...

Pasaba por aquí. Nada nuevo que decir, impresionantes metáforas.

Espiral dijo...

Nadie describe el amor como lo haces tú.

Lucía Fernández dijo...

Gracias, mil millones de gracias por volver

Lu dijo...

Eres brillante, y lo sabes ;)

Xampi82 dijo...

Y tanto que lo sabe!! Y yo que lo disfruto. Sigue así.

chica fragil dijo...

oh cómo me gusta "el mundo deshoja margaritas mientras tú buscas dramas en los que quedarte a dormir". la palabra drama es tan triste y bonita.

sonrisas para ti :)

cocodrilo dijo...

Quelqu'un m'a dit hier que tes mots sont aussi terribles comme belles. Duelen, pero siempre enamoran.

rayuelasolvidadas dijo...

SOS LO MÁS LINDO QUE HAY, COMO UNA MARIPOSA EN UNA FLOR.
:)

rayuelasolvidadas dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=UEZLlRij0W4&feature=related

Cómo estás esta noche bonita?

Eme dijo...

Esta noche no me interesan tus heridas de amor, déjame bajar por tu cadera,

besodulces*

Ire dijo...

Oi, que bonito, realmente creo que el invierno sufre cuando no ve que se cumpla su propósito de helarnos la cama. Un abrazo :)

ahoraquenosbesamostandespacio.blogspot.com

María Ferri dijo...

Solo te voy a decir una cosa despues de leer este texto, te sigo ya de ya.