miércoles, 16 de mayo de 2012

Algún día de algún abril de algún año.

Qué triste resulta saber que tienes todos los motivos a la vuelta de un parpadeo y ser incapaz de verlos porque alguien algún día te robó los ojos para siempre; andar a tientas no está hecho para los torpes. Qué triste y bonito resulta dedicar palabras a criaturas voladoras pero ciegas; seres que solo aterrizan para dejarte acariciar su sombra, salvarte y volver a dejarte en tierra. Por todos es sabido que es imposible volar de la mano sin alfombra, aunque me empeñe en convencerte en cada traspiés que una vida sin imposibles solo se trata un sueño; que tú no eres un reto sino la ternura hecha anhelo, pero con astillas; que estaría delante de cada una de tus pesadillas el día que decidieras que no puedes más y ya, solo eso, aunque cada día me ahoguen más tus esquinas. Pero qué triste resulta querer llenar de poemas tus lágrimas y que al final del día lo único que quede sea un beso en blanco, papeles arrugados que no contienen ni uno solo de tus secretos, momentos en los que me retuerzo y lo único que siento es la necesidad de deshacerme de tu vuelo, de pedirte que me libres de todo lo que no te puedo decir, de disparar tres gritos directos a tu espalda sin avisar y que vuelvas a ser todo lo que viene antes de un abrazo. Pero entonces el viento te hace descender de nuevo, se asoman las pecas de tu nariz y yo empiezo a temblar y sonreír, lo vuelves todo tan triste y tan bonito, te tornas en una ternura sumamente inviolable y quemas todos los desperfectos que desconoces. Y aunque desde que te ofrecí las manos más calientes del invierno me resulta imposible luchar sola contra el frío; aunque me relegaste junto a las metáforas al baúl de los secretos y las ausencias se hayan vuelto algo tristemente avezado; aunque algunos días te tenga más miedo que ganas y otras esconda tu nombre entre mis manos; la tristeza deja de ser tristeza al mismo tiempo que repartes tus vocales por mi almohada, y todo acaba volviendo a ser lo que empezó, y a pesar de que nunca estás cuando abro los ojos a veces ocurre y te siento pequeñita dando las buenas noches a través de las rendijas, esas en las que escondo tantos secretos como días quiero que sigas aquí. 
Pero siguen siendo tristes todas esas historias de desamor en las que siempre hay alguien que pierde la mano de otra persona en la multitud sin darse cuenta y nunca se vuelven a ver. Sigue siendo triste esa continua necesidad de que aparezca alguien que te salve, cuando en el fondo lo que quieres es vivir sin hacer ruido escribiendo sobre grandes historias que no vivirás. Sigue siendo triste sentirte pequeñito y ver gigantes en personas solo porque te han roto tantas veces que, aunque lo intenten, ya no pueden reconstruirte. Sigue siendo triste llevar una vida abocada a la imposibilidad, aunque al final sea lo único que inspire.
Y deberías saber que mi mundo es una noria en la que gira una y otra vez el mismo corazón roto en distintas cabinas; que aunque sea minúsculo te llevaste un trozo el día que me pensaste mientras llovía y ahora sonrío a trompicones; que idealicé tanto el drama y el desamor que me dejé llevar por una vida kamikaze, coleccionando soledades y cigarros rotos, y ahora es demasiado tarde para crecer; que no me dejaré alcanzarte porque empiezo a pensar que no existes, y eso es algo que no sé si sabría explicarte.

Qué puedo hacer yo si contra ti solo tengo frases deshechas.
Parece que tienes miedo a arrancarte del todo de mis entrañas, pero tu cobardía no evita el daño. Hazlo de golpe, antes de quitarte la falda.
Detesto a la persona que eres cuando no estás.
No necesito a alguien que vuele, necesito a alguien que me enseñe a volar.
Te desesperaré hasta que aparezcas.
A veces te destrozaría entera con palabras y otras, sin embargo, solo quiero dejar de escribirte.

A veces, por la noche, me pregunto cómo serás enamorada. A veces, por el día, me importa una mierda.

Pero.

No me salves de ti.

17 comentarios:

La Maga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ladrón de Guevara dijo...

No tengo palabras para esta entrada, salvo señalar el enorme privilegio de que sigas escribiendo.

Cuídate.

Natalia :) dijo...

Me has dejado muda... es increible lo que puedes llegar a expresar con palabras.. desamor doloroso pero que sin embargo marca una ausencia que no te gusta nada, aunque te inspire. Me gusta, me gusta mucho.. es un placer leerte, de verdad. un beso!

Oski dijo...

Buff en primer lugar he de pedir perdón porque he tardado muchísimo en volver por aquí. No recuerdo ya no ni los meses que hace y espero irme poniendo al día poco a poco.

Estoy gracias aquí a Ladrón de Guevara, que amablemente ha puesto el link en facebook y me ha recordado que hay caminos que jamás debería haber olvidado recorrer.

Qué decir de tu entrada...me ha dejado un nudo en el estómago, justo ahora que yo siento algo parecido y que vacío botellas de Lambrusco como si fueran agua...Justo ahora que echo tanto de menos y a la vez sé que debería no hacerlo.

Que contradictorio es todo...

Un abrazo muy grande.

Oski.

Aileen dijo...

Escueces, como el alcohol que son las palabras en esas heridas abiertas. Que guapa eres.

Claire Sawyer dijo...

llevo pasando cada día a ver si venías por aquí a compartir un poquito de saudade. Has tardado, pero qué maravilla. No dejes de hacerlo, aunque esto pase de un hasta pronto a un hasta cuando sea.
Un abrazo grande

La señorita Rock'n Roll. dijo...

Y, como te habrán dicho una y otra y otra vez, eres jodidamente grande.

Inmensa.

MAYBE dijo...

Tan gigante como siempre.

rayuelasolvidadas dijo...

Tengo ganas de llorar y todo lo que he leído es tanta magia y tanta tristeza que nosé ni que decirte. Pero te pone preciosa la tristeza, las cosas que se van y la gente que te solto la mano te hace escribir cosas como estas y yo me desequilibro cuando te leo, nosé.

Bella.

rOo RAMONE dijo...

Me llegó hasta al periostio.
Besos guapetona ;)

Seo dijo...

eres grande escribiendo sobre el amor y el desamor. siempre consigues que tus letras me lleguen

te felicito, nunca dejes de hacer lo que haces

saludos

Ire dijo...

Joder, este texto es precioso. Me recuerda al amor en todos sus momentos tristes, te quiero, me dañas, pero no quiero te vayas... Triste, pero a todos nos llega así. A mi también me pasa...
Cuantísimo tiempo sin leerte! Un abrazo muy grande!

rayuelasolvidadas dijo...

Bella flor he vuelto a releer este texto hermoso con esta canción de fondo después de leer tu comentario bello y sólo tengo ganas de abrazarte y escribir todas tus frases en un cuaderno y regalársela por la calle a quien menos las merezca.
http://www.youtube.com/watch?v=as0wYF-0bxk&feature=related

MaigaRoe dijo...

Bello.Precioso.Emocionante.Triste.Grande.Muy grande.
Todo esto y mucho más es tu entrada, la verdad es que me quedo sin palabras.

mvua dijo...

Yo creo que lo interesante es aprender a volar uno mismo y luego, quizá, compartir técnicas...

SaZ dijo...

Mi comentario al fin y al cabo sólo es uno más entre tantos. Quizá hasta te pase desapercibido porque en realidad no tengo nada que decir. No hay nada que decir.
He querido atrapar tantas palabras del texto en mis manos. Pero pesan desde su levedad, seguro que sabes de qué hablo, pesan desde su levedad.

Has derramado tu texto por esta habitación, esta mañana, una mañana cualquiera.

mili dijo...

con ganas de llorar pero a la vez una emocion inmensa dentro de mi ser, eso es lo que me haz hecho sentir con estas palabras, me ha faltado el oxigeno, me haz dejado sin palabras, esto es hermoso.