martes, 11 de diciembre de 2012

Y dormir a tu lado se convierte, entonces, en poesía

Caminas descalza
como si supieras de qué está hecho el mundo
y quisieras darle forma con la curva de tus pies,
bailándolo a tu antojo
como bailas mis días,
haciendo que al resto
se nos claven tus huellas
en lo que nos queda de ojos
después de mirarte,
y no podamos sino seguirte.

A veces sonríes,
y el mundo se abre con tu boca,
como cuando bostezas
y tiras por la borda
cualquier amago de abandonarte,
porque la paz está ahí,
entre tus dientes,
cuando me muerdes el corazón
y te lo tragas,
y yo respiro.

Me miras
noventa y nueve veces al día
como si yo fuera lo único que se interpusiera
entre la realidad y tus ojos,
me conviertes en tu filtro
y dices que a través de mí
el mundo se ve más bonito,
y son cien las veces que yo te miro de vuelta
preguntándome
qué diablos será eso que te convierte en cielo
y despeja mis tormentas,
que te hace sujetarme
cuando decido precipitarme
o dejarme la garganta
en mil silencios,
qué esconde mi boca
para que mientras me besas
solo pienses en el siguiente beso,
qué verás
en mi pelo alborotado al despertar
para que quieras acariciármelo así,
como si estuviera herido
y tú supieras exactamente
qué hacer
para salvarlo,

-preguntándome
qué diablos
tendré
para
ser
lo
único
que
ves
cuando
miras
al
mundo-.

Me masturbas el alma
a dos manos
-cómo no voy a creerme
que tus dedos
me esconden-,
me pones de espaldas
y te dejas
entera
dentro de mí
-así pasa ahora,
que te llevo a todas partes-,
te vuelves
algo así como un animal salvaje
pero tierno,
con esa lascivia
que dibuja tu boca
cuando tienes hambre,
te vuelves gigante
y me nombras,
y yo te digo
al oído
que voy a correrme contigo
hasta llegar al fin del mundo,
si es que eso existe
después de ti
-tú,
que lo único que tienes de final
es todo lo bonito
que viene después-,
y entonces
caigo rendida,
vencedora,
libre,
con el alma aun entre tus dedos,
desnuda,
palpitante,
viva,
en calma,
frágil,
repleta,
satisfecha,
completa,
sobre tu pecho,
y es entonces cuando entiendo
lo de soñar sin dormir.

Y me creo lluvia
y te duermo a besos.


Quién me iba a decir a mí
que ibas a llegar a mi corazón
entrando por la boca.

Conviertes las mil maneras
que existen de huir
en mil maneras de quedarse,
contigo.
Y dormir a tu lado
se convierte,
entonces,
en poesía.


13 comentarios:

estrella de los tejados dijo...

WOW
sin pañabras, me ha encantado!!!
Sigue así :)
Un besoteee

Myloveinthebin.blogspot.com

B. dijo...

"Cuando me muerdes el corazón y te lo tragas, y yo respiro".
Increíble.

muá.

Alejandro de Guezala dijo...

impresionante!! :)

Aileen dijo...

tú lo que eres, tú lo que eres, tú lo que eres es... un eclipse.
cuándo parecía que la luna no podía estar más bonita, apareces tú delante.

Verónica Lorenzo dijo...

¡Ay, la lluvia, qué belleza de amor! ME encanta sus versos, señorita, me vacía el alma.

91problemz dijo...

Precioso, joder.

saudade dijo...

Vuelve.

MONICA LORENA dijo...

Muy lindo, siempre me pierdo en tus palabras.

Besos

Verónica dijo...

Me ha gusta muchisimo.Me quedo leyendote.

besos

pd. te dejo una taza de cafe por mi rincon...

Guffo Caballero dijo...

Muy bueno. Me gustó tanto como el de "Llovimos tanto que me ahogué".

Saludos.

cirugia plastica de gluteos dijo...

Hermoso poema de amor y mas amor... me has hecho vibrar con tus letras.. te felicito, escribes realmente muy bien..
Saludos

Anónimo dijo...

Cada dia me gustan mas tus palabras , me alegra pensar que hay alguien que pueda sentir asi , algo conocido , y tantas veces soñado ojaala pudiera regalarselo a la persona que amo, y sintiera eso asi tal y como tu lo escribes , tal y como yo lo siento .aun sueño con que un dia se me pusiera delante y me mirara alos ojos y no dijera absolutamente nada , solo me besase mque e stupida , pasa el tiempo y ni un hola de esa boca , y de esos labios .ES precioso MIl felicitaciones .saludos.ann

Claire Sawyer dijo...

todo el tiempo que ha pasado sin pasar por aqui es tiempo perdido. Joder Elvira, joder (y todo el resto).