sábado, 23 de noviembre de 2013

La poesía jamás te olvidará.

Te he vuelto a ver desnuda
y se me han corrido los ojos de pena.
Debí borrar aquellas fotos
el día que te olvidé,
¿pero quién sabe cómo deshacerse
del rastro de una estrella fugaz
cuando ya te ha mirado a los ojos?
Uno es preso de todo lo que ha amado
porque el amor es una condena de cadena perpetua
en una cárcel sin rejas.

Estabas preciosa vestida de nada.
Solo eres verdad cuando eres silencio,
cuando eres paz y calma
y te pintas de blanco el pelo para mí.
Hubiera jurado que fuiste real
cuando te vi llorar por mí,
cuando temblaste de miedo por mí,
cuando te descubriste besándome a mí.
Nada me asusta más que pensar
que quizá solo existieras en mi cabeza.


Ojalá entendieras lo sola que me siento
cuando te pienso,
como si cargara con una tristeza que no me corresponde
y has hecho tuya
-ya ni mi pena es mía-.
Te empeñaste en ser la protagonista de mi vida
aunque fueras la mala,
no me quiero por haberte creado
aunque definas parte de mi historia.
Te regalo mi atención,
si es lo que quieres,
pero baja ya el puto telón
y deja que corte mi cabeza.
No hay nada más triste
que querer hacer un best-seller
de un libro solo para dos
ni una película rodada para un único espectador.
O quizá sí,
quizá sea más triste el silencio
cuando no es forzado.

Apareces cuando me quedo a solas
conmigo misma,
en ese infierno en el que la soledad
es una multitud de gente y ruido
y alguien llora al otro lado de la pared,
y entre la tentación de odiarte
o abandonarme a lo que depare tu recuerdo
-con suerte un suspiro,
sin ella un poema-
aprieto los dientes con fuerza
y dejo que pases,
como un dolor momentáneo,
como un golpe seco y certero,
como una palabra mal dicha
y a destiempo,
como las horas el peor día de tu vida:
sin remedio, con esfuerzo
y sin darle importancia.

Hay sueños
que son la estela de un deseo constante
y otros que reflejan anhelos secretos
y son casi pesadillas.
Adivina en cuáles sales tú.


No he superado este dolor
porque aún no he desaprendido
el placer de mis heridas.
El día que deje de escribir
y alguien me aplauda
sabré que existe la inocencia.

No te creas dueña y señora
de mi tristeza:
solo aquel que posee algo es capaz de liberarlo,
y hace ya demasiadas palabras
que sé que eres un motivo pero no la causa
-esa gran diferencia
que tan poca gente entiende-.
Un día me salvaré y el cielo caerá sobre mi cabeza.
Me siento mejor así,
de veras,
no te entristezcas y te vuelvas una nube gris por ello.

Tengo que aprender a llorar mejor,
olvidar la vida que no pasa,
volver a casa
y dejar que me noten ausente,
deshacerme de las armas
que coloqué hace un tiempo en un lado de la cama
y besar en la boca a la calma.
Escúchame:
mi bandera blanca es mi piel desnuda
y hace tiempo que no paso frío.
Quien me conoce sabe que no es fácil hacerlo:
por eso la mayoría huye al principio,
por eso los pocos que lo consiguen se quedan para siempre.
No dejo sin casa
a aquel que llega a mí atravesando bosques de lenguas extintas.

Tengo, del mismo modo,
que confesarte de una manera dulce
que te he olvidado,
que tus fotos son una caricia del pasado
pero en mi mañana ya no te miro,
que he aprendido que recordarte
no es más que un beso a mi herida
para que no se sienta tan sola
como yo cuando me la hiciste,
que aquí hace tiempo que ya es primavera
aunque haya días de tormentas torrenciales
pero mírame: he aprendido a bailar
-quién lo diría, amor,
con esta vida que llevo tan llena de tropiezos-.
No sé dónde estás
pero sé que en el lugar que sea
estarás orgullosa de mí por olvidarte.

Te he olvidado,
amor roto.

Pero no tengas miedo
a que nadie te recuerde:
la poesía jamás te olvidará.








17 comentarios:

Emi Oliva dijo...

Es precioso, has puesto letra a mis sentimientos.

Huracán. dijo...

Menos más que estás de vuelta.

historiadora dijo...

Precioso

Rafael dijo...

A pesar de todo "la poesía jamás te olvidará..."
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Creo que leerte es uno de los pequeños placeres de la vida.

Tamara dijo...

Me has hecho sentir cada palabra leída.
¡Es maravilloso!

Anónimo dijo...

También he sentido tantas veces como tu cuentas,
y cada vez que respiro el esta un paso mas lejos,
no puedo sacarmele de dentro
y lleva tanto tiempo...
,no se que hacer con el dolor que tengo y solo calma el
,le he buscado en otra piel, y no es lo mismo,
nadie llena ese vacio,
apenas fue mio un instante,
la inocencia de tener mio algo de el que no he tenido,
daría media vida por que me hubiera querido como yo quería,
le di todo,
y le hubiera dado mas si lo hubiera tenido,
pero ni le importe ni le importo y digo que vendrá futuro,
que futuro? si todo dejo de tener sentido, cuando lo miro y se calla,
cuando cruel conmigo se enfada y cinico me habla de otras....
y me muero de pena esperando una vida larga ,plena a su lado.
libre mil batallas,
sane un millón de heridas
y di por perdidas tantas lagrimas,
solo lo esperaba a el, desde aquel dia.
pero le dio igual
seguire esperando que un dia aparezca a mi puerta ,
mirarnos a los ojos y saber a ciencia cierta que no fue en vano
que el dolor,la pena y el daño solo era una prueba
para la enorme recompensa.
mala de todas las historias?
que mala?
mas bien solo enamorada,y es tan triste,
perder un cuento de hadas,
perder un alma..
tan solo por ser hechizada
por sus ojos.
no me reprocho nada,
lo intente todo

Luis García Centoira dijo...

Elvira: cada vez que leo uno de tus poemas escritos a corazón abierto me convenzo más y más de que el arte es, ante todo, verdad. Mil besos. Gracias por hacer que la vida -al menos la mía- la rodee un poco de belleza sincera.

Rarezas dijo...

Eres increíble.

Forgotten words dijo...

Guaauu cuanto tesoro aqui plasmado y hecho poesía... Increíble ese querer olvidar todo lo pasado sin haber sucedido y valorar a los que llegaron luchando contra ti misma... GRACIAS

ines dijo...

Qué te pasó, se extrañaban tus escritos. Tienes una forma tan fresca de escribir tus verdades, trasmutadas al lenguaje metafórico de la lírica.Me encanta leerte, es vigorizante en verdad. mil abrazos.

Maria Fernández Pérez dijo...

'Solo aquel que posee algo es capaz de liberarlo, y hace ya demasiadas palabras que sé que eres un motivo pero no la causa'- y es que aunque lo entendamos, cuesta aprenderlo.

Cautivador, y cada una de tus palabras.

Alba dijo...

El placer más grande de haberme abierto de nuevo un blog es leerte de nuevo en cuanto sacas una entrada (aunque te he ido siguiendo en twitter, ya lo sabes).

Gracias por como escribes.

Anónimo dijo...

Eres única con cada letra que escribes, deseando tener tu libro entre mis manos. Gracias.

Mery* dijo...

Vaya me he quedado sin palabras al leer este poema . Yo también escribo o escribía hace ya tiempo que he perdido un poco esa magia y al leer este poema parece transmitir un poco de esta ;)

un saludo

Anónimo dijo...

"Hay sueños
que son la estela de un deseo constante
y otros que reflejan anhelos secretos
y son casi pesadillas.

Adivina en cuáles sales tú..."

Me encanto lo que escribiste...

Anónimo dijo...

esto lo escribiste tú realmente?