lunes, 12 de abril de 2010

.

Duele caminar por la calle y que unos dedos, sus dedos, no se entrelacen con los míos y me abracen por la espalda, me muerdan el hombro y me acompañen a casa. Duele pensar en ella en cada momento a cada instante y sentir cómo quema mi garganta y cómo arden mis pupilas, y no encontrar escondite alguno bajo mis pulmones porque no hay aire, y no tener dónde ir porque ella no estará allí. Duele que la almohada no me diga que ha estado ahí hace unas horas, confundiendo su pelo con el mío, pidiéndome que la acaricie y que le deje agujetas sobre el hombro, abrazándome tan tan tan fuerte como nos permitían las paredes pero sin miedo a rompernos porque era nuestra manera de curarnos. Duelen mis sábanas y mi manta que ya no huelen a ella, ni mi camiseta después de estrujarla, ni mis dedos después de rozarla... Duele pedirle que se acueste conmigo en un ascensor y llorar en cuanto me toca pero necesitar que lo haga, aun cuando su hombro se empapa con mis lágrimas y mi cazadora se ahoga con las suyas. Duele perderlo todo y duele que me destroce la felicidad en un minuto, que me quiebre la sonrisa de una hostia, que ganen los latidos en un pulso cabeza corazón. Duele el pasado asociado a su nombre. Duele conjugarla en pretérito.

http://www.youtube.com/watch?v=NZGMITibYpU

6 comentarios:

anabolizante dijo...

e imagino, yo, el futuro a su lado, aunque sea mentira.
Ya, me queda soñar y poco más.
El pasado de ese modo siempre duele.
muá!

Ana dijo...

Igual que antes sentía tus textos de alegría y pasión siento todo lo que pasa por tu cabecita ahora... Y normal que duela, cómo no va a doler, si es que me duele hasta a mí =(
¡Mucho ánimo, corazón!

Dona dijo...

El amor nace del deseo repentino de hacer eterno lo pasajero.

La amas, ella te amó. Por favor, no pienses que fue mentira tú sabes que no lo fue. Muchas cosas pasan en la vida, por qué vivirse las malas. Esa chica te hizo jodidamente feliz, te llenó como a un globo, casi reventabas de amor, y vaya qué amor! Hasta yo sentía lo que había entre ustedes con sólo leerte y a miles de kilómetros de distancia. Vívete eso. Vívete ese amor que no se toca. La amas? Escucha a SU corazón, después de todo el fuego de los que amamos sólo quiere la felicidad de esa persona.

Ama. Debes ser maravillosa porque alguien, sí, ella te dio el amor más hondo y más profundo. Sí, eres maravillosa.

Sólo soy una reloca que disfruta leerte simpre tanto como disfruta comerse una buena sandia en primavera y con sus pies sin sandalias. Y es raro, es la primera vez que escribo. Pero va que no me lo callo, eres maravillosa.

Un beso desde miles de kilómetros, desde México.

Te arriesgas a ser feliz?

Ladrón de Guevara dijo...

Suelo ser la nota discordante en tu blog, pero creo que el dolor es necesario.


Y echarla de menso, una consecuencia lógica de haberla querido.

Entiendo que te sientas mal, y la rabia es un derecho que te pertenece, pero ahora debes dedicvarte tiempo a tí, crecer como persona y cumplir aquello que no hiciste.

Todo eso servirá para que cuando conozcas a otra, que estoy seguro que lo harás, pueda ver a la persona que eres.

Cuídate.

rOo RAMONE dijo...

Cómo sigues princesa?
Sientes todavía el corazón partío?
Te mando sonrisas y
sutura para coserte el corazón reventado...
analgésicos para el dolor
y besos, muchos besos para hacerte sentir mejor.
Bonita!

Agne dijo...

A veces nos consolamos con un "nada es eterno", nos mentalizamos y lo creemos...pero duele...duele tener que despedazar un futuro ya imaginado en cuestión de minutos.
Te entiendo perfectamente.

Ánimo.

Besitos & Sonrisas