lunes, 28 de enero de 2013

Quiero hacer contigo todo lo que la poesía aún no ha escrito.

Cualquiera diría al verte
que los catastrofistas fallaron:
no era el fin del mundo lo que venía,
eras tú.


Te veo venir por el pasillo
como quien camina dos centímetros por encima del aire
pensando que nadie le ve.
Entras en mi casa
-en mi vida-
con las cartas y el ombligo boca arriba,
con los brazos abiertos
como si esta noche
me ofrecieras barra libre de poesía en tu pecho,
con las manos tan llenas de tanto
que me haces sentir que es el mundo el que me toca
y no la chica más guapa del barrio.

Te sientas
y lo primero que haces es avisarme:
No llevo ropa interior
pero a mi piel le viste una armadura.
Te miro
y te contesto:
Me gustan tanto los hoy
como miedo me dan los mañana.

Y yo sonrío
y te beso la espalda
y te empaño los párpados
y tu escudo termina donde terminan las protecciones:
arrugado en el cubo de la basura.
Y tú sonríes
y descubres el hormigueo de mi espalda
y me dices que una vida sin valentía
es un infinito camino de vuelta,
y mi miedo se quita las bragas
y se lanza a bailar con todos los semáforos en rojo.

Beso
uno a uno
todos los segundos que te quedas en mi cama
para tener al reloj de nuestra parte;
hacemos de las despedidas
media vuelta al mundo
para que aunque tardemos
queramos volver;
entras y sales siendo cualquiera
pero por dentro eres la única;
te gusta mi libertad
y a mí me gusta sentirme libre a tu lado;
me gusta tu verdad
y a ti te gusta volverte cierta a mi lado.


Tienes el pelo más bonito del mundo
para colgarme de él hasta el invierno que viene;
gastas unos ojos que hablan mejor que tu boca
y una boca que me mira mejor que tus ojos;
guardas un despertar que alumbra las paredes
antes que la propia luz del sol;
posees una risa capaz de rescatar al país
y la mirada de los que saben soñar con los ojos abiertos.


Y de repente pasa,
sin esperarlo ha pasado.
No te has ido y ya te echo de menos,
te acabo de besar
y mi saliva se multiplica queriendo más,
cruzas la puerta
y ya me relamo los dedos para guardarte,
paseo por Madrid
y te quiero conmigo en cada esquina.



Si la palabra es acción
entonces ven a contarme el amor,
que quiero hacer contigo
todo lo que la poesía aún no ha escrito.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Increible.

Nahuel dijo...

cómo hacen falta tus poemas, tus retahílas cargadas de vida. Ha sido un buen momento.

Saludos, Nahuel

Marisa dijo...

No dejes nunca de escribir.
Es increíble.

Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

Le Moustre dijo...

Me quito la ropa, digo el sombrero por tal majestuosidad.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Sandra Deu dijo...

Sobre la penúltima estrofa, ¿qué decir? Sublime (y sé que me quedo corta).

A. dijo...

Conmueves.

Monkeyhead dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Monkeyhead dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Monkeyhead dijo...

Me gusta como escribes. Da gusto ver que hay más gente que siente esto. Desde hoy tienes un seguidor más. Te dejo mi blog:


http://piensoluegoescrib0.blogspot.com.es/

Un saludo!

Carlos dijo...

Realmente hermoso...

Anónimo dijo...

He releído estos versos tantas veces que prácticamente los sé de memoria pero no dejan de ponerme en escena, no desaparece el maldito cosquilleo de la espalda, me veo paseando por Madrid cuando apenas la conozco y, sobre todo, mi corazón no deja de hacer pum como la primera vez. Lo hace de otra forma, es un ritmo más pesado, más suave, con menos cadencia...
Total, que no sé me da tan bien expresar las cosas con palabras como a ti (creo que es cuestión de la musa, debes tener la mejor) pero lo único que quería decirte es que no dejes de escribir. Que tienes algo, un no sé qué que qué sé yo, que yo no lo sé, pero tú sí.

pascuu dijo...

Me has devuelto las ganas de escribir y créeme, no podrías haberme hecho mejor regalo. Solo espero que leas esto y sepas que en cualquier momento alguien puede estar leyendo algo tuyo y sonriendo, o recordando, o viviendo. Das vida con tus palabras y eso es lo más grande que se puede hacer. Enhorabuena y gracias, gracias por hacerme disfrutar como tantos otros escritores reconocidos. Siéntete apoyada. P.D.: me encantaría conocerte.

Nines dijo...

me cuesta encontrar poemas que me gusten así que gracias por escribir este

Laura dijo...

Es la poesía más bonita que he leído hace tiempo... Cuanto amor en pocas frases..

Tamara dijo...

Genial, me ha emocionado...

Anónimo dijo...

Qué reinvención de la cotidianidad. Me alegra ver jóvenes escribiendo con tanta pasión.

Anónimo dijo...

Si todo lo que escribes lo llevas dentro. Enhorabuena, eres alguien. No dejes de hacer y de escribir todo lo que escribes. Remueves mis sentimientos y los pones a flor de piel. En serio, Felicidades. Pagaría un libro de tus poemas

Carlos paredesr dijo...

Bien que eliminen esos anónimos comentarios,aunque todos sabemos de que cristianos proceden.Por lo demás solo puedo decir que lo que escribes es poesía . . .

Unknown dijo...

Hermoso... Simplemente hermoso

Anónimo dijo...

Precioso, me has inspirado para volver a escribir y hacía años que no escribía ni un verso. Muchas gracias. Sientes de forma tan profunda que tus palabras casi dejan de ser arte y pasan al límite de la magia.

Rosa Ester Flores Martínez dijo...

Sin duda el mejor poema que he leído en mi vida, me encanta.

jaz dijo...

Excelente!

Arlen dijo...

¿Este blog es de Elvira Sastre -la autora del poema-?

Anónimo dijo...

Maravilloso. Tus palabras iluminan los ojos de quien las lee. Cada verso me llena el alma, gracias.

Jose Gomez Cualquiera dijo...

Sin palabras, absolutamente brutal. Gracias!

Angélica dijo...

Hola, simplemente espectacular... Quisiera saber en qué libro de Elvira Sastre puedo encontrar este poema?
Gracias!

Paulyn Medina dijo...

He encontrado mi credo diario en cada uno de estos versos.

Gualupe Maria Mejia Gonzalez dijo...

Verdad que la autora es Elvira Sastre.