lunes, 29 de abril de 2013

Después del incendio.


Lo malo de arder
es que después del incendio
solo quedan cenizas.

Eso da dos opciones:
puedes soplar sobre ellas
encima de un precipicio
a una hora que nadie conozca
de un día que no exista en el calendario
-porque así se olvida,
sin darse cuenta,
sin ser consciente;
eso es el olvido:
el desconocimiento-;
o puedes levantar un muro
de restos,
rezarle cada noche
a un jarrón lleno de recuerdos,
consumirte
como un cigarrillo en los labios
de la prisa,
atrapar tu vida
en medio de una autopista
que no espera a nadie.

Si haces lo primero,
si vuelas las cenizas,
se deshará parte de tu piel,
quizá un trozo de tu boca
no vuelva a besar igual,
es probable
que notes cómo se enfrían
esas partes de tu cuerpo
que en aquel otro lugar fueron llamas
y prometiste que nunca se apagarían,
seguramente
sientas que se cae por el abismo
tu alma
y vuelvas vacío a casa.

Si haces lo segundo,
si decides llenar tu reloj
de pasado,
verás cómo tu vida calcinada
comienza a oler
a casa abandonada,
comprobarás
que en tu pelo,
donde antes ardió Roma,
ahora mueren los pájaros,
mirarás al cielo
y desaprenderás a volar,
no encontrarás diferencia alguna
entre las estaciones
-el verano en su pecho
poco tiene que envidiar a un invierno sin ella-,
tendrás ganas de morir
de cansancio
cada vez que combustiones
y recuerdes
y tu pecho
será una tormenta que nunca termine de romper,
como una rotura
mal curada.


Lo que quiero decir
es que lo malo de los incendios,
al igual que los entierros,
es que solo pueden suceder una vez.


Lo malo de los incendios
es cuando sobrevives a ellos.



4 comentarios:

lunáticasuicida dijo...

Me quedo con la primera opción, y me encanta cómo escribes.

Ester L. dijo...

Lo malo de los incendios es cuando sobrevives a ellos.
Sabía que el texto tenía que terminar de alguna manera similar.
El olvido, aunque suceda, nunca llega a ocurrir del todo. Y vivir así, es vivir a medias.

Me quito el sombrero ante esta entrada.

Anónimo dijo...

The procedure for labelsing a configuration page. Artists should rejoice Trust me, there are several ways you can launch and use stickerss. Lottie had said she'd have a surprise for him when she came to see him peel the stickers off.
stickers Similarly a complementary relationship already exists between online bibliographic data based systems and full text in printed form. Shopping for Out of stickers BooksPricing out of stickers.

Viktor Heisenberg dijo...

Me siento tan identificado con lo que escribes que a me dan ganas de mandar a la mierda mi poesía porque la poesía ya la haces tú, gracias por atreverte a desnudarte entre las líneas. un saludo desde lineasaloimposible.blogspot.com