martes, 29 de enero de 2008

Saudade

(...) De sus ensoñaciones la despertó el aviso de que era suyo el tren que iba a abandonar la vía. Definitivamente iba a salir de aquella mirada. Cogió su maleta, su billete de ida a ninguna parte y subió al tren. Se sentó al lado de una ventana, se refugió en un abrazo propio y cerró los ojos. Dibujó en su mente, por última vez, la sonrisa que le había quebrado el alma, la mirada que le había dicho todo sin hablar. Respiró. El tren arrancó y ella se perdió en el traqueteo del vagón que, con una única nota rasgada, la llevaba hacia el atardecer que se vislumbraba en el horizonte. Creyéndose liberada, abrió los ojos. Y entonces su alma se paró, como aquella mañana de niebla. Y sus latidos temblaron. Y en su rostro apareció el pasado.
Ahí estaba. Delante de ella.
La mirada de unos ojos azules.


(b.s.o del relato)
damien rice-the blowers daguhter
http://www.goear.com/listen.php?v=acc2200

6 comentarios:

Salitre dijo...

El pasado reaparece en muchas ocasiones ante nosotros, y se queda ahí para que podamos contemplarlo de nuevo y volvamos a sentirnos tan vivos o tan muertos como en aquel tiempo...por eso en esas ocasiones suelo apretar fuerte los ojos hasta que se esfume, hasta que se vuelva a perder en el tiempo.

Besitos azules!!

javier dijo...

Siempre vuelve el pasado…no se como, pero siempre sabe de que estación parten los trenes con destino a… (¿importa, esta vez, el destino?)…siempre sabe en que vagón esperamos sin esperar nada ni tan siquiera al revisor…siempre sabe en que asiento dejaremos el cuerpo y donde olvidaremos el alma.

Siempre…soñadora de lo ingenuo, malabarista de las emociones (y no era yo aunque mis ojos sean azules)

Un abrazo.

La Lola dijo...

... Mi pasado volvio hace unos dias... pasado sin ser pasado... mas presente que pasado... mas timido que el futuro... quisieron arrancar las heridas... florecieron por su mirada... y no dejaran morir... y dejaran de sentir...

Mil besos...

Danelí dijo...

Los trenes siempre van a alguna parte, somos nosotros quienes los desviamos. Y nos toca seguir sobre los rieles, quizá aún perdida en una mirada azul o café o verde, en fin, en ese pasado que nunca se aleja y llega sin que lo añoremos.

Un beso
(por cierto, hay una versión en portugués de esta canción de D. Rice, se llama É isso aí y es de Ana Carolina & Seu Jorge)

AnToNia dijo...

Necesito un billete de ida a ninguna parte y subir a un tren...
tal cual....

Gaviota dijo...

Y ahí estaba la respuesta que estaba esperando, quizás.
Muy bellas letras, como siempre un gusto pasar x aquí.
=)
Saludos saturnianos!
Quiero encontrar mi respuesta... perdí la que tenía.