sábado, 10 de mayo de 2008

Tormentas susurrantes

Los truenos atraviesan mi cuerpo. Lo derrotan al atravesarlo, al zarandearlo, al abrazarlo hasta que ellos mismos se ahogan. Como su mirada. Presente, viva, inusitada. Fija.
Y la lluvia cae, matando al aire y asfixiando al suelo. Infinita, como esos ojos oníricos. Eterna, como aquella palabra que comencé a escribir un día de diciembre. Sublime, como lo que mis ojos espías me revelan de su piel. Plausible, como quien cierto día me presentó a la inspiración.
Que truene, que llueva. Que nos ahoguemos en palabras y respiremos con una única mirada escondida. Que nos empapemos de suspiros y que no podamos hablar más que de nuestra voz. Que me eches tanto de menos como yo te lo echaré a ti. Y que duela... Que duela para saber que seguimos vivas.

6 comentarios:

Dríada dijo...

Muy bien :D

Un abrazo.

eso es lo que se siente dijo...

gracias por pasarte y por verme wuapa en simpson ! jejejeje.
muakis!

Ana dijo...

Guau.

Escribes realmente bien...

He llegado a tu blog mediante el de otros, espero que no te moleste.

Solo decirte que lo que he leído, me ha encantado.

¡Un beso!

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

que linda que sos...

brightside dijo...

Y esa canción? Voy a ver si me la bajo, que por la letra tiene pinta de ser muy buena :P


lindísima!

Salitre dijo...

Estas tormentas que llegan sin avisar, cuando ya nos habíamos olvidado del abrigo de otras pieles...hace que las recordemos más que nunca, hace que lleguemos a necesitarlas...y necesitándolas...las echemos de menos...y al no estar...duelen...pero tienes razón, ese mismo dolor nos hace sentir que seguimos estando vivas...

Besitos de lluvia!!