lunes, 9 de junio de 2008

Evocación

El café acaricia mi garganta mientras fuera llueve. Llueve y con la lluvia caen mis recuerdos. Empapan mi alma, reventando la piel y rasgando mis dedos. Y ella aparece, como aparece la primavera en mayo, como aparece la niebla en mi cuerpo en otoño. Ni aún cerrando los ojos consigo que desaparezca, ni que no sea su olor el que me sorprenda en cada esquina, ni que su nombre no sea el que susurra el viento cada noche. Y sus lunares forman los trazos del cielo y sus ojos dibujan la infinidad de un sueño. Soplo sobre su ausencia pero no desaparece. Ella continúa, como continúan mis ojos vivos al mirarla, como continúan mis ojos muertos al anhelarla.


http://www.goear.com/listen.php?v=e1ad4ef

9 comentarios:

DRÍADA dijo...

Hay veces que los recuerdos son buenos y otras que no lo son tanto. Tristeza y desespero: sería mejor no evocarlos.

Un abrazo.

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Deliciosa evocación que me devuelve a añorar a mi amor cuando se ausenta.

Un abrazo con afecto desde Colombia!

Solveig dijo...

Suerte tiene aquella en la que te inspires... Ella, ella es preciosa.

espiralproscrita dijo...

ella.

a veces se me hincha la boca cuando ella ocupa esa palabra, cuando sabe a café y huele a tierra mojada, cuando aparece algunas noches acunadas por el insomnio y la impaciencia.

ella.

...aunque la verdad, "nosotras" suena mucho mejor.


Un placer haberte encontrado.

AND dijo...

Me encanta el final.

La Lola dijo...

Y es que lo recuerdos, por momentos son como pesadillas que persiguen alimentarse de nuestra moral... Y en ocasiones los recuerdos nos ayudan a seguir viviendo.. A seguir sintiendo... A seguir amando...

Precioso como siempre, Sau...

Mil besos...

Michel dijo...

Pues a mi me encanta el principio. Café, lluvia y recuerdos.

Por lo que escribes, ella debe ser un ángel...

1 besiko

DRÍADA dijo...

"Donna angelicata"

DRÍADA dijo...

Sí, te dejo, aunque ese concepto ya está inventado.